El Círculo de Economía urge reformar la Constitución para redefinir el encaje autonómico

stop

El lobby reclama una consulta popular para validar los acuerdos a los que se llegue sobre el nuevo modelo territorial

El presidente del Círculo de Economía, Antón Costas (centro de la imagen), en una imagen de archivo

en Barcelona, 26 de mayo de 2015 (21:37 CET)

El Círculo de Economía exigió este martes que el debate sobre la redefinición del modelo territorial de España se aborde en la próxima legislatura, sin más demoras. El lobby catalán urgió una reforma Constitucional para zanjar la "crisis de estructura territorial" que sufre el país a raíz del proceso soberanista. "Es erróneo presentarlo como un problema catalán cuando es el problema español de la estructura territorial del Estado", afirmó en su última nota de opinión.

"La necesidad de esta revisión no es en beneficio de Cataluña, sino del conjunto de las comunidades autónomas, incluidas las de Régimen Foral y de la propia Administración Central", añadió la institución presidida por Antón Costas.

Errores irreparables

Las nuevas reglas del juego autonómico se deben definir con carácter nacional, pero ello no impide el diálogo entre Madrid y Barcelona. De hecho, el lobby también reclamó a los ejecutivos central y catalán que se sienten en la misma mesa para "asumir el problema con espíritu de concordia, voluntad de pacto y predisposición transaccional".

Lanzó un aviso ante ciertas voces del entorno de ambos gobiernos: "La ruptura unilateral de las reglas constituiría un error irreparable. Pero el no hacer nada para sacar el problema de la situación de estancamiento también lo sería".  

Es decir, el Círculo hizo prevaler tanto el principio constitucional de legalidad como el que "obliga moralmente a los representantes políticos a recoger y encauzar las aspiraciones de los ciudadanos", en palabras de Costas.  

Tesis desde 2013

La institución catalana nunca ha dado su apoyo específico al proceso soberanista capitaneado por Artur Mas. El Círculo ya había pedido en febrero de 2013, con Josep Piqué en la presidencia, que se abrieran vías de dialogo entre el gobierno autonómico y el central para permitir la celebración de una consulta "pactada y legal", y consideró en ese momento que era la única solución posible al reto de la situación política catalana.

Mantiene la demanda dos años después por el enquiste de la situación. En su nota, alertó de que no afrontar debidamente la cuestión sólo provoca "frustración para todos y daños sostenidos".

Convocatoria de un referéndum

El Círculo identificó tres aspectos que se deberían incluir en el pacto: "Competencias relativas a la lengua, educación y cultura; los aspectos financieros, limitación de la aportación al fondo de solidaridad y agencia tributaria; y la consulta a los ciudadanos catalanes acerca de su aceptación o no del pacto alcanzado".

El lobby empresarial quiere un referéndum o consulta en el que el voto de cada ciudadano valga lo mismo, sin el efecto que tendría el sistema d'Hont sobre las eventuales elecciones plebiscitarias que defiende Mas para el 27S.

"Tenemos contradicciones en este capítulo", manifestó Costas en la presentación de la nota de opinión. Con todo, es realista: "Es una decisión legitima y legal del Presidente". Otra cosa es que se sientan cómodos con ella. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad