Chequeos médicos por el coronavirus en Cantón, China.

El coronavirus obliga a cinco españoles a aislarse en un crucero

stop

De los cinco españoles que viajaban en el crucero Westerdam, una española permanece en el barco y los otros cuatro siguen confinados en un hotel

Barcelona, 16 de febrero de 2020 (12:32 CET)

Cinco españoles se encuentran aislados tras viajar en un crucero llamado Westerdam en Camboya. El desembarco ha sido suspendido temporalmente el después de que una de sus pasajeras estadounidense diera positivo de la enfermedad al día siguiente en Malasia. De los cinco españoles que viajaban en ese barco, una española permanece en el barco y los otros cuatro siguen confinados en un hotel de lujo de Phnom Penh. Actualmente se están realizando pruebas a los 747 tripulantes, a 236 pasajeros y a 300 viajeros más alojados en el hotel.

El barco pudo atracar en el puerto de Sihanoukville el viernes al descartarse en principio que alguno de ellos fuera portador del virus y tras ser rechazado por cinco países por miedo a contagios. El positivo se dio en una mujer estadounidense de 83 años que hizo un control en Kuala Lumpur, según anunció este sábado el Ministerio de Salud de Malasia. La mujer y su marido, que ha dado negativo en las pruebas, consiguieron viajar el viernes desde Camboya a Kuala Lumpur y actualmente se encuentran ingresados en un hospital de la capital de Malasia.

Además, las autoridades camboyanas han suspendido todos los vuelos chárter para evacuar a los pasajeros del barco que se hallen a bordo o en el territorio de su país hasta que se les hayan realizado pruebas a todos para detectar si han contraído el COVID-19. El barco había salido de la ciudad de Hong Kong el pasado 1 de febrero y tenía previsto desembarcar este sábado a la ciudad japonesa de Yokohama, pero las autoridades le denegaron la entrada después de que una persona a bordo mostrara síntomas de estar enfermo.

La afectación global del coronavirus

Camboya finalmente autorizó el pasado miércoles el atraco del crucero después de que lo rechazaran en Taiwán, Filipinas, Guam y Tailandia. Por este motivo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial del Turismo (OMT) alabaron este sábado al Gobierno camboyano por permitir que pudiera llegar a puerto.

Este no ha sido el único caso que ocurre en un crucero. De hecho, el caso de Westerdam se dio justo después de que las autoridades japonesas pusieran en cuarentena a otro crucero, el Diamond Princess. Sin embargo, en este otro caso, 355 de sus 3.700 pasajeros ya han dado positivo en el COVID-19.

Las muertes por el coronavirus en China aumentaron en las últimas 24 horas en 142 personas hasta alcanzar los 1.665 fallecidos, según informó este domingo la Comisión Nacional de Salud del país asiático. Los fallecidos por el COVID-19 —nuevo nombre oficial de la enfermedad— en la provincia de Hubei, foco de la epidemia, aumentaron en las últimas 24 horas en 139 hasta alcanzar las 1.596 personas fallecidas allí.

Una buena noticia es que 9.419 pacientes que dieron positivo en el coronavirus ya han sido dados de alta desde que comenzó la epidemia. Y esta cifra aumenta cada día. Ya se ha realizado seguimiento a más de 529.418 personas que han estado en contacto con los infectados y 158.764 siguen en observación.

Por otro lado, el territorio español ha quedado libre del coronavirus después que las dos personas que lo padecían fueran dadas de alta, uno de ellos en Las Canarias y otro en Mallorca. Por otro lado, las 19 personas de origen español que se encontraban en la ciudad origen del virus y que posteriormente fueron repatriados y recluidos en cuarentena en un hospital de Madrid también han sido dados de alta tras cumplir los catorce días de aislamiento sin ningún síntoma.

El presidente chino intentó retener el contagio el 7 de enero

El presidente de China, Xi Jinping, dio la primera orden de contención del brote de coronavirus el pasado 7 de enero en la ciudad de Wuhan, según un discurso publicado este fin de semana por los medios oficiales chinos. Una publicación que salta tras conocerse los ceses de numerosos altos cargos locales por su tardía respuesta al origen de la epidemia.

Según las informaciones, el presidente chino ordenó el 7 de enero "sus requerimientos para impedir y controlar el nuevo brote de coronavirus" ante una reunión del Politburó, el máximo órgano del Partido Comunista. Entonces el coronavirus ni siquiera había sido identificado como tal, sino que sólamente se tenía constancia de 59 "casos de neumonía", siete en estado grave, y 121 personas en cuarentena, según las estimaciones de la OMS. 

Esta semana, los medios estatales han confirmado el cese del jefe del Partido Comunista de la Comisión de Salud en la provincia más castigada de Hubei, Zhang Jin, y su director Liu Yingzi, por su negligencia. Ambos han sido sustituidos por Wang Hesheng, subdirector de la Comisión Nacional de Salud de China.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad