Salud Pública valora vacunar a los temporeros pero se sigue olvidando de los funerarios

Sanidad reconoce que la movilidad de los temporeros dificulta la estrategia del plan de vacunación.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, comparece en rueda de prensa.. EFE/ Juan Carlos Hidalgo

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, comparece en rueda de prensa.. EFE/ Juan Carlos Hidalgo

El Ministerio de Sanidad reconoce ahora que la movilidad de los temporeros dificulta la estrategia del plan de vacunación y valora estos días incluirlos entre los siguientes grupos que reciban la vacuna contra la Covid-19, según ha podido saber Economía Digital. Sin embargo, el Ejecutivo se sigue olvidando de distintas profesiones, como los funerarios, que sí estarían incluidos en el plan y no se prevé todavía su vacunación.

Varias comunidades entre ellas Aragón, Cataluña y Valencia respiran aliviadas tras solicitar al Gobierno durante un año que se replantease la vacunación de los temporeros por los numerosos brotes originados en distintos territorios. Sanidad ha tardado un año en replantearse la estrategia tras reconocer que la movilidad de los temporeros supone ciertos riesgos a la hora de contener un posible foco de contagios en los distintos territorios, tal y como sucedió el verano pasado en Aragón.

Desde los sindicatos mayoritarios, UGT y CC.OO., han solicitado a las comunidades autónomas la creación de una comisión agraria que dé cabida tanto a los empresarios agrícolas como a los sindicatos para tratar de implementar las medidas contra el Covid entre los temporeros durante la campaña de recogida de fruta, y ya han advertido de que estas zonas pueden volver a ser “focos de infección importantes”.

Según ha podido saber ED, los consejeros de Sanidad de varias comunidades solicitaron al Gobierno la semana pasada la administración de las vacunas de Astra Zeneca o incluso la monodosis de Janssen, cuyo suministro está previsto a partir del 19 de abril. La comisión de Salud Pública, integrada por el Ministerio y las comunidades, acordó el martes pasado que este nuevo fármaco se inyecte a mayores de 66 años, pero también se recomienda su uso para los colectivos difíciles de localizar, como podrían ser los temporeros.

Los representantes de las organizaciones agrarias consultados por ED, UAGA, Asaja, Araga y UPA, se muestran totalmente de acuerdo con esta iniciativa del Gobierno si finalmente se implementa y calculan que podrían vacunarse unos 15.000 temporeros.

“Esto impediría el riesgo de brotes en las explotaciones agrarias porque actuaría como cortafuego para impedir el contagio en los municipios en los que residen, que además cuentan con una elevada población mayor de 65 años”, explican desde Asaja.

Mientras tanto, desde los colectivos agrarios explican que en algunas provincias ya se está utilizando un modelo de declaración responsable para los empresarios agrícolas en la que declaran cuántos temporeros tienen contratados, dónde están alojados y se comprometen a cumplir con las condiciones sanitarias impuestas.

Darias se olvida de los funerarios

Sin embargo, existen otros colectivos profesionales, calificados de riesgo, que ya han solicitado ser incluido en los próximos turnos de vacunación que maneja el Ejecutivo, tales como los camareros, peluqueros, auxiliares de vuelo, esteticistas, conductores de autobús, profesores universitarios, bailarines, taxistas o funerarios.

Estos últimos llevan meses en pie de guerra porque su categoría se encuentra dentro de los profesionales sanitarios, que ya incluye el Gobierno pero no los ha tenido en cuenta todavía a la hora de vacunar. Cataluña es la única comunidad autónoma que los ha tenido en cuenta, señalan.

Desde el sector funerario se pusieron hace meses en contacto con el Ministerio de Sanidad y la respuesta que obtuvieron es que se vacunarían cuando les tocase por edad. “Cuando la persona fallece por Covid no lo podemos tocar porque hasta las 36 horas siguiente quedan restos y podemos contagiarnos”, explica Alberto Leyte, trabajador del sector funerario.

Estos trabajadores critican que estén “en primera línea de lucha” y no se les haya vacunado todavía. Desde el colectivo se sienten desprotegidos, ya que también acuden a domicilios a prestar sus servicios y muchas de las personas que están velando los cuerpos no llevan ni mascarilla ni hacen caso a las medidas sanitarias correspondientes.

Desde el Ministerio de Sanidad cargan contra las comunidades autónomas en este asunto. El gabinete de comunicación de Sanidad insiste en que en la cuarta actualización de la Estrategia de Vacunación elaborada por la ponencia de expertos y aprobada por el Comité Interterritorial incluye al personal de servicios funerarios.

Sin embargo, los encargados de decidir en qué momento se vacuna a qué colectivo de los incluidos en la estrategia son las Consejerías de Sanidad de las distintas autonomías.

Desde la Comunidad de Madrid apuntan al retraso en la llegada de vacunas por parte del Gobierno y apuntan a que este colectivo “está incluido en la fase II del plan”; mientras que en el Ayuntamiento de la capital afirman que ya han comenzado a vacunar a la empresa municipal de servicios funerarios.

El colectivo sigue pidiendo “unidad de acción” para que se vacune a todos los profesionales del sector que se encuentran en primera línea de Covid trabajando cada día.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.