El encuentro entre Mas y Rajoy se atrasa

stop

El líder del Ejecutivo catalán asegura que lo más probable es que la reunión tenga lugar la última semana de julio

Rajoy se reunió con Mas en Moncloa públicamente en 2012 | EFE

21 de julio de 2014 (16:46 CET)

El ansiado encuentro entre Artur Mas y Mariano Rajoy tendrá lugar probablemente la última semana de julio. Aún no hay fecha concreta. Lo único que ambos han pactado es que hay poca flexibilidad en los compromisos que tienen pactados los próximos siete días. El presidente del Ejecutivo catalán ha señalado que “todo apunta” a que será imposible celebrar la reunión esta semana porque ambos tienen una agenda con “dificultades”.

Si no se celebrara a finales de julio, será complicado que el encuentro tenga lugar antes de las vacaciones de verano, hecho que prolongaría más la tensión entre los gobiernos de Barcelona y Madrid respecto a la celebración de la consulta del 9 de noviembre. Y deja menos margen en el calendario. Tampoco se espera que el encuentro resuelva el envite nacionalista, pero pondría un punto y aparte en el capítulo actual del proceso. Especialmente en el momento en el que se ha empezado a tramitar la ley de consultas en Catalunya y en Madrid se mueven las primeras piezas para blindar la normativa contra cualquier pregunta de corte independentista.

Rajoy debe fijar una fecha

Mas no se avanza a los acontecimientos. Tras la comisión ejecutiva de CiU, donde se ha hecho oficial el relevo de Josep Antoni Duran Lleida como secretario general de Unió, el presidente de la Generalitat ha asegurado que es Rajoy quien debe hacer un gesto. “Él debe proponer la fecha y que nos encaje a ambos”, ha señalado.

Incluso ha remarcado que él pide desde hace meses el encuentro, una declaración que se pone en duda desde Madrid.

Espaldarazo de Merkel a Rajoy

El líder del Govern ha aprovechado la ocasión para sacar hierro al rechazo público de Merkel al proceso soberanista catalán, un dardo en las aspiraciones europeistas del independentismo. Mas ha argumentado que si la consulta hubiera sido pactada entre el Gobierno central y la Generalitat, la canciller “no diría nada”. Pone de nuevo el referente de Escocia como ejemplo del camino que debe seguir. Pero Rajoy no parece dispuesto a cambiar su parecer. El Gobierno es contrario a la consulta y las opciones del Ejecutivo catalán más limitadas.

Pero el reto a corto plazo es distinto. Los dos presidentes llevan casi 15 días para encontrar un momento favorable a ambos para celebrar una reunión que asegura que esperan como agua de mayo. De momento, sin fecha exacta para celebrarse.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad