Mas se blinda con los partidos soberanistas antes de verse con Rajoy

stop

DEBATE SOBERANISTA

Artur Mas y Oriol Junqueras, en una imagen de archivo en el Parlament./EFE/Toni Albir

16 de julio de 2014 (17:16 CET)

¡Que nadie en las filas soberanistas se asuste! El President Artur Mas no quiere modificar nada del acuerdo alcanzado con CiU, ERC, ICV y la CUP sobre la pregunta y la fecha de la consulta sin el permiso de todas esas fuerzas políticas.

Justo antes de la entrevista con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que se producirá antes de acabar el mes, Mas quiere blindarse para no ofrecer ninguna debilidad. Y, tras asegurar en una entrevista en la cadena Bloomberg que estaba dispuesto a negociar la pregunta con Rajoy, si eso garantizaba que se pudiera convocar, este miércoles ha contactado con Oriol Junqueras, Joan Herrera y David Fernández, los líderes de ERC, ICV y la CUP para calmarles y dejar claro que no tomará ninguna decisión sin el concurso de esas fuerzas políticas.

El mensaje es diáfano. Mas se entrevistará con Rajoy con la idea de que él es el representante de un conjunto de partidos y de movimientos sociales que quieren votar el 9 de noviembre. Mas es el presidente de la Generalitat, pero renuncia a tomar cualquier decisión sobre la consulta de forma unilateral. Se comprometió a contar con los partidos favorables al derecho a decidir en el Parlament, y ahora quiere ser coherente con aquella decisión en la cámara catalana.

Callejón sin salida

Pero eso le lleva a un callejón sin salida. Mas pretende viajar a Madrid con la única idea de que Rajoy le permita realizar una consulta que, en realidad, es un referéndum. El presidente del Gobierno le ha comunicado en diversas ocasiones que está dispuesto a negociar aspectos de todos los ámbitos, salvo la cuestión de la consulta.

¿Entonces, para que quieren dialogar, de qué, y en qué términos? ¿Para qué servirá ese encuentro?

El conseller de Presidència, Francesc Homs, ha insistido en que el Govern no quiere que Rajoy tenga la percepción de que con un “portazo” a Mas sobre la consulta, ésta se dejará de lado.

Homs ha afirmado que “es evidente” que si Rajoy flexibiliza su posición, y Mas también lo hace, no se modificará nada “si no hay un acuerdo entre todos" los partidos que pactaron la consulta.

La pregunta de Iceta

Todo esto llega después de varias circunstancias. La primera es la posición de Mas. Todo lo que llegue del Gobierno central, si es que se produce una oferta, deberá someterse a la votación de los ciudadanos catalanes, pero junto a la doble pregunta ya acordada. Y el segundo elemento es que el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, a la espera de que sea proclamado este sábado en el congreso del PSC, ha ofrecido una pregunta distinta según la cual los catalanes podrían optar por un acuerdo sobre una mejor financiación y un blindaje de las competencias en materia de lengua y cultura.

Por ello el escenario se ha movido, pero muy ligeramente.

La entrevista, como está planteada ahora, no modificará las posiciones de los dos mandatarios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad