El fiscal pide siete años de cárcel para el ex tesorero de CDC por el 'caso Palau'

stop

JUDICIAL

Gabriel Trindade

El extesorero de CDC, Daniel Osàcar (c), el exsecretario, Oriol Pujol (d), y el portavoz, Jordi Turull, en 2011 | EFE
El extesorero de CDC, Daniel Osàcar (c), el exsecretario, Oriol Pujol (d), y el portavoz, Jordi Turull, en 2011 | EFE

24 de octubre de 2013 (11:42 CET)

El fiscal del caso Palau, Emilio Sánchez Ulled, ha solicitado siete años y medio de cárcel para el ex tesorero de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), Daniel Osàcar. En su escrito de calificación, también ha solicitado 27 años de prisión para el presunto desfalcador de la entidad cultural, Fèlix Millet.

Sánchez Ulled acusa a Osàcar de haber recibido fondos ilícitos que Ferrovial pagó al partido nacionalista a cambio de adjudicación de obra pública. Anticorrupción señala que el político convergente habría cometido delitos de tráfico de influencias y blanqueo de capitales. Por ello, pide que pague 20 millones de euros.

Más imputados

Osácar no es el único político convergente que sale salpicado en el extenso escrito. Anticorrupción pide un año y medio de prisión para quien fue un “destacado militante y parlamentario” de la formación, Jaume Camps, por tráfico de influencias. En su caso, le exige una multa de 10 millones.

En cuanto al desfalco del Palau de la Música, el fiscal solicita 27 años de cárcel para el patrón de la institución, Félix Millet, y otros tantos para su mano derecha, Jordi Montull. También pide una pena muy similar, 26 años, para la hija de Montull, Gemma. Todos ellos están acusados de malversación, apropiación indebida, tráfico de influencias y blanqueo de capitales.

CDC-Ferrovial-Palau

El fiscal describe la relación entre CDC --partido que tiene la sede embargada por esta causa--, Ferrovial y el Palau de la Música como unta "trama de comisiones solícitas satisfechas a una formación política cuyos responsables cuentan con ascendencia suficiente para influir de forma determinante en organismos competentes para adjudicar obra pública".

El texto indica que la constructora pagó 11 millones de euros entre el 2000 y el 2009 al partido político a través de los conductos de la institución musical. Sánchez Ulled afirma que la cantidad, que se ocultó como convenios de patrocinio para el Palau, resulta llamativa si se tiene en cuenta que el resto de patrocinios de Ferrovial no alcanza ni de lejos esas cifras.

Los protagonistas

Anticorrupción indica que, como mínimo, por parte de la constructora presidida por Rafael Del Pino estuvieron implicados en estos tejemanejes Pedro Buenaventura, director territorial en Cataluña, y Juan Elizaga, director de relaciones institucionales. Por parte de CDC, los protagonistas fueron los ex tesoreros Carles Torrent (fallecido), y Osàcar, además del ex diputado Jaume Camps.

La acusación apunta que Millet (y Montull) tuvieron una parte activa en la formalización del triunvirato. Así, habrían facilitado el contacto, calculado las comisiones y proporcionado el disimulo adecuado a los pagos.

El método

La estrategia definida suponía que Ferrovial abonase un 4% del importe de las adjudicaciones, del que el 2,5% se asignaba a CDC y el 1,5% a Millet y Montull. "El pago de las comisiones ilícitas se fraccionaba en el tiempo, principalmente por el elevado importe de las mismas. Pero no sólo por eso: el fraccionamiento y aplazamiento en el pago proporcionaba garantía de estabilidad en el pacto criminal a la hora de renovar las adjudicaciones como a la de obtener otras nuevas", indica el fiscal.

Anticorrupción reconoce que no puede afirmarse que las adjudicaciones conseguidas por Ferrovial fueran arbitrarias, por las complejidades técnicas que estas exigían. Pero considera "innegable" que hubo una influencia externa para resolver sobre las mismas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad