El Gobierno bloquea otro gran convenio por incumplir la reforma laboral

stop

CONFLICTO LEGAL

Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social

12 de marzo de 2012 (23:50 CET)

El Gobierno ha decidido frenar en seco cualquier nuevo convenio colectivo que vaya contra lo estipulado en la reforma laboral. Si hace unas semanas frenaba el convenio de la construcción, ahora acaba de impedir la entrada en vigor de la norma que regula las relaciones laborales en el sector del cemento y el hormigón, una industria que da empleo a unas 30.000 personas en toda España.

La dirección general de Empleo acaba de remitir un requerimiento a la patronal y a los sindicatos de esa industria en el que les conmina a reescribir unos cuantos artículos de la norma laboral que habían remitido para que fuera visada por la autoridad laboral y publicada en el Boletín Oficial del Estado, paso ineludible para que entre en vigor.

El Gobierno argumenta que el texto remitido contraviene la reforma en un aspecto esencial, no garantiza la prevalencia del convenio de empresa a la hora de regular aspectos clave de las relaciones laborales, como el salario.

Norma estatal

El convenio del cemento, al igual que el de la construcción, es un convenio de ámbito estatal en el que muchos aspectos se regulan en el ámbito provincial, al igual que ocurre en el de la construcción, para evitar que miles de pequeñas empresas del sector tengan que acometer la tarea de negociar un convenio específico para ellas solas.

El convenio ahora bloqueado estaba en vigor antes de la reforma laboral y lo que se ha remitido por las partes al Ministerio tras la reforma laboral han sido una serie de modificaciones al texto vigente, según fuentes de Comisiones Obreras. El ministerio entiende que al haber sido pactadas tras el nuevo decreto deben someterse al espíritu de este texto.

Ahora las partes pueden recurrir el requerimiento de la dirección general de Empleo para defender su tesis, e intentar que se valide el convenio remitido. Si el recurso es rechazado por la autoridad se abren dos opciones: demandar su aplicación por vía judicial o rehacer su contenido tal y como pide el Ejecutivo. El Ministerio de Empleo ha declinado facilitar su versión sobre este nuevo conflicto laboral.

El caso de la construcción

El convenio de la construcción por su parte sigue sin entrar en vigor, sumido en una curiosa peripecia dentro del laberinto administrativo. Tras ser bloqueado por el ministerio de Empleo 27 días después de ser firmado por las partes, finalmente, la dirección general de Empleo admitió que debía ser inscrito y publicado tras el recurso presentado por los sindicatos, en el que acusaban al Gobierno de prevaricación y anunciaban su intención de acudir a la vía judicial, en concreto a la Audiencia Nacional, para hacerlo valer.

Esgrimían en ese recurso que el texto es plenamente legal al haberse firmado antes de que entrara en vigor la reforma. Transcurridas varias semanas desde la asunción formal del texto por el ministerio, el documento no se ha publicado en el BOE, y sigue sin entrar en vigor. Puede deberse a una mera demora burocrática del periódico oficial del Estado, pero es un retraso más largo de lo habitual.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad