El Gobierno exhibe el aumento de becarios como el mayor logro en empleo juvenil

stop

Los portavoces del ministerio de Empleo celebran que los contratos de formación crecieron el 35% en agosto

Rajoy saluda a una joven trabajadora en la fábrica de Renault en Valladolid. | EFE

21 de septiembre de 2014 (20:08 CET)

El Gobierno de Mariano Rajoy ha comenzado a medir el éxito de su política de empleo juvenil por el crecimiento del número de becarios en las empresas. El incremento de los contratos de formación con una remuneración media de unos 400 euros supone uno de los grandes logros en política de empleo, a juicio de los portavoces del ministerio.

En agosto (uno de los meses más productivos en el alta de prácticas), las empresas contrataron a 3.105 becarios, un excelente indicador a juicio del Gobierno, que entiende que está construyendo la base para que los recién licenciados logren un primer contrato estable.

Campaña en Madrid y Nueva York


La cifra ha sido promovida como un éxito en política de empleo por parte del Gobierno en dos ocasiones en las últimas semanas. Miguel Ángel García Martín, director general del Trabajo Autónomo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, elogió el dato en Nueva York hace dos semanas en un acto de la Cámara de Comercio de España y Estados Unidos y volvió a hacerlo el jueves pasado en un acto en el Instituto de Empresa, en Madrid.

El director general del ministerio aseguró que, desde la puesta en marcha del Plan de Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, el número de contratos en prácticas ha incrementado un 35% en el último año, un dato que considera revelador de la buena marcha de la política dirigida por el ministerio de Fátima Báñez.

Reducción de costes laborales

Pero supuestos logros del Ejecutivo en materia laboral para los jóvenes no parece otra cosa que un mecanismo empresarial cada vez más frecuente entre las empresas que quieren ahorrar costes laborales . “El número de becarios se ha doblado en los últimos dos años. En el departamento comercial, que nunca tuvo becarios sino contratados, tenemos un becario de forma permanente”, explica la directora de recursos humanos de una multinacional de la distribución que pidió mantener su nombre en el anonimato. “Quisiéramos contratar en mejores condiciones pero no podemos”, añade.

La situación también se repite entre los médicos que terminan sus prácticas de cuatro años. Una vez extinguidos sus contratos de becarios y ante la falta de ofertas laborales, vuelven a presentar el examen del MIR en otra especialidad para garantizarse otros cuatro años de becario aunque sea con salario reducido. La práctica de la re-especialización ha aumentado 25% este año, según la Organización Médica Colegial. 

La treta de los cursos online


La sustitución de trabajadores fijos por becarios es una práctica cada vez más recurrente. De hecho, muchas empresas exigen a sus becarios que continúen su formación aunque sea con cursos baratos online para poder extender sus contratos de prácticas.

Ana Fernández (nombre ficticio) trabaja como becaria para una multinacional farmacéutica alemana con sede en Barcelona. Es licenciada en ingeniería química y, cuando terminó sus estudios, la empresa le exigió inscribirse en cualquier curso online para mantener su puesto de trabajo. “Podía ser de cualquier área. No tenía que estar relacionado con el trabajo. Ni siquiera lo terminé. Sólo era un requisito para que la empresa justificara mi supuesta práctica”, explica Ana María.

Grandes empresas

Como becaria, cobra 680 euros al mes. Como contratada recibiría, al menos, el doble. Una vez terminado el contrato, la multinacional, con una facturación en España de 506 millones de euros y beneficios después de impuestos de 27,6 millones, exigió a la recién licenciada inscribirse en otro curso.

El número de empresas que ofrecen cursos online se ha multiplicado en los últimos años. Una de las que ha cosechado más éxitos con el alargamiento de becarios es Escuela de Empresa que asegura tener 1.400 convenios con colaboradores. Entre ellos no figuran pequeñas empresas con dificultad para contratar trabajadores sino casi todas las grandes: Santander, BBVA, Movistar, Grupo Prisa, Meliá, Inditex, L’Oréal, Endesa, Microsoft, Samsung, Ikea, Sap, y Novartis, entre otras. Las compañías son también las grandes beneficiadas del supuesto éxito del gobierno con su política laboral juvenil.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad