El Gobierno recurre contra la junta electoral catalana

stop

Uno de los siete miembros de la comisión de control de la consulta renuncia por falta de garantías democráticas

Artur Mas con los alcaldes que han acudido al Palau para cerrar filas con el 9N /EP

06 de octubre de 2014 (16:30 CET)

El Gobierno también ha recurrido ante el Tribunal Constitucional la formación de la junta electoral catalana que Artur Mas puso en marcha el pasado día 2.

La abogacía del Estado ha presentado un “incidente de ejecución” por incumplimiento de la suspensión de la ley y el decreto de la consulta soberanista catalana, además de todas las actuaciones de preparación para la convocatoria de la consulta.

Añadido al primer recurso

El documento presentado hoy queda añadido así al recurso que en su día presentó contra la ley de consultas.

Ahora, el tribunal trasladará a las partes, el Govern y al Parlament, la posibilidad de presentar alegaciones sobre esta nueva acción del Ejecutivo que se incorporará a los recursos ya presentados.

Un próximo pleno

Cuando el incidente de ejecución sea estudiado y las alegaciones presentadas, el Constitucional debatirá el tema en pleno. El orden del día de su reunión ordinaria de este martes no figura esta cuestión.

La junta electoral, o comisión de control, la integran siete personas elegidas el miércoles pasado con el apoyo de CiU, ERC, ICV y la CUP, partidos que habían pactado los nombres.

El 9N se desmorona

El domingo, uno de los siete miembros de la comisión de control de la consulta, el catedrático de Ciencia Política de la UAB, Quim Brugué, anunció que abandona esa responsabilidad.

En su cuenta de Twitter, el mismo día en el que se reunía por primera vez la comisión de control, desvelada por el diario digital Crític, Brugué, que fue propuesto por ICV, aseguraba que su renuncia “es personal”, y que acepta las críticas. “Acepto todas las críticas, pero no puedo avalar una consulta que, a mi juicio, no ofrece garantías democráticas”.

Y, posteriormente, ante la reacción que provocó en las redes sociales, añadió que “honestamente”, quería contribuir a la consulta, “pero no a cualquier precio”.

Un problema para la credibilidad de Mas

Ahora al President Artur Mas se le presenta un problema serio, porque es, desde los propios organismos que derivan de la ley de consultas, de donde surge el reproche y la desconfianza.

Sin esas “garantías democráticas”, no se puede realizar la consulta. Lo dijo el propio President, y lo ha hecho suyo el líder de ICV, Joan Herrera, que en las últimas semanas insiste en que se debe asegurar que los partidarios del ‘no’ a la consulta pueden concurrir en igualdad de condiciones.

El acto de los alcaldes

Brugué fue más allá. En su cuenta de Twitter también hizo referencia al acto de los alcaldes del pasado sábado con el President Mas en el Palau de la Generalitat. Aunque se presentaron, en nombre de casi el 90% del territorio catalán, para apoyar la consulta acabaron reclamando dentro del Palau, junto a Mas, la independencia. “En un acto institucional con centenares de alcaldes se juega con la confusión entre el queremos votar y las proclamas de independencia”.

El 9N se desmorona, pese a lo que verbalizaba el President Mas el mismo domingo sobre que los catalanes podrán votar en la consulta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad