El Govern redobla su presión a ERC alejando ahora las elecciones

stop

ESTRATEGIA DEL PRESIDENT

 Francesc Homs, diputado en el Congreso de Democràcia i Llibertat / EFE

Barcelona, 09 de diciembre de 2014 (15:22 CET)

El Govern asegura ahora que la inminencia de las elecciones al Parlament, de carácter plebiscitario, no es tal, y que el President Artur Mas podría llegar a 2016 y agotar la legislatura.

El portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs, ha manifestado que se trabaja en la aprobación de los presupuestos, y que la negociación con los grupos se mantendrá hasta el último momento.
Homs ha insistido en que no se debería esperar ningún movimiento en las próximas semanas, aunque el President Mas está a punto de iniciar una nueva ronda de contactos, y desea entrevistarse especialmente con el presidente de ERC, Oriol Junqueras para adoptar una decisión.

La lista unitaria CiU-ERC


El fondo de la discusión sigue siendo la elaboración de una lista unitaria, y un acuerdo global sobre la hoja de ruta una vez se tengan los resultados del nuevo Parlament.

El conselller de Presidència y portavoz del Govern ha insistido en que esas elecciones anticipadas sólo tendrían sentido si sirven para "realizar la consulta que no nos han dejado hacer", dejando claro que Mas quiere agotar la negociación con Junqueras para acordar esa lista unitaria.

Se redobla, por tanto, la presión hacia los republicanos.

El mejor momento para Mas


Y es que Mas está determinado a convocar elecciones en los próximos tres meses. Numerosas condiciones le inclinan hacia las anticipadas. Entre ellas la percepción de que éste será el mejor momento del President, aupado desde la celebración del 9N que descolocó a Esquerra.

Todo lo que sea esperar, se entiende desde el entorno del President, será empeorar las cosas. "Nadie sabe cómo se podría aguantar 18 meses más en esta situación", aseguran dirigentes de CDC.

Sin presupuestos no hay extra


Una de las ideas que maneja Mas, y que ha verbalizado Homs, es que habrá elecciones si hay presupuesto. Se trata de un nuevo mensaje a Esquerra para que facilite las cuentas de 2015, que ya han sido cuestionadas por la Autoridad Fiscal del Estado.

Los presupuestos incluyen, esta vez, la recuperación de la paga extra para los funcionarios y de parte de los salarios de los interinos. Por tanto, si no hay presupuestos, no habrá paga extra, y Esquerra deberá justificarlo.

Esa es la nueva estrategia de Mas. Pero el President quiere elecciones, y eso también lo sabe Esquerra.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad