El Mobile esquiva la primera gran huelga contra Colau

stop

El uso del transporte privado y el taxi por parte de los congresistas minimiza el colapso anunciado en los accesos a la Fira. Los barceloneses, por su parte, sí sufren un conflicto que ha llevado el caos al tráfico de la ciudad durante algunas horas

Usuarios de metro esperan en el andén de Plaça Espanya, en Barcelona, durante una huelga de los empleados de TMB / EFE

Barcelona, 22 de febrero de 2016 (20:19 CET)

Día uno del Mobile World Cogress y el metro en huelga. Un panorama nada alentador, que finalmente no ha resultado en el colapso total que algunos pronosticaban. Al menos para los ejecutivos y otros congresistas que este lunes han acudido hasta el recinto de Fira Gran Vía, y que han optado en su mayoría por el transporte privado (la GSMA, organizadora del evento, había reforzado el servicio de buses lanzadera), el taxi y la línea de Ferrocarils para viajar desde el centro de Barcelona hasta la sede de la feria, en l'Hospitalet.

Eso sí, otro gallo ha cantado para los barceloneses. Los que se dirigían al trabajo o a dejar a los niños en el colegio a primera hora de la mañana han sufrido el embotellamiento de las principales arterias de la ciudad. Además de un metro a rebosar y las largas colas para coger el bus.

Esta imagen se ha repetido a la tarde, a partir de las 17.00, cuando los residentes habituales en la capital catalana cogían el camino de vuelta a casa.  

El enfado de Hoffman

La primera gran huelga contra Ada Colau ha sido uno de los temas más comentados en el primer día de un evento que este año aspira a batir records, tanto en asistentes (cerca de 100.000) como por su impacto económico (460 millones de euros, según la estimación de los organizadores).

"Estoy muy disgustado". Así se ha expresado John Hoffman, presidente de la GSMA, quien ha declinado acudir a la inauguración oficial del congreso para mostrar su enfado. Al acto sí han asistido la propia alcaldesa, el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y José Manuel Soria, ministro de Industria.

Transporte por carretera

A pesar de las palabras de Hoffman, muy preocupado por la imagen que se llevan los asistentes de la ciudad que acogerá el Mobile hasta 2023, el efecto de la huelga en la jornada inaugural de la feria ha sido menor. 

Según ha comprobado este diario, buena parte de los asistentes han hecho caso a las advertencias de la organización y ha preferido a primera hora de la mañana no estrenar la flamante línea 9 del metro. Los trenes a esa hora funcionaban bajo servicios mínimos (al 50% en las horas puntas; entre las 7.00 y las 9.30, y también desde las 16.00 y las 20.00) por lo que la mayoría ha optado por el transporte por carretera.

Retrasos en las primeras horas

El temor a sufrir los retrasos del metropolitano ha congestionado todavía más el tráfico, ya de por sí denso un lunes por la mañana en Barcelona. Esto ha provocado que algunas empresas hayan retrasado algunos minutos las reuniones de trabajo programadas para las primeras horas.

Aún así, los congresistas han llegado en masa (a las 11.00 de la mañana, hasta 40.000 personas habían pasado por los tornos de del recinto, según la plataforma de seguimiento Moca) a las puertas del recinto ya en las primeras horas. 

Largas colas en los taxis

A primera hora de la tarde, los congresistas que han decidido no quedarse a la conferencia de Mark Zuckerberg (programada para las 18.00 horas), se han encontrado con largas colas para coger un taxi. Un hecho que ha llevado a muchos a, ahora sí, a optar por el metro. 

En el tramo entre las paradas de Fira y Zona Universitaria (línea 9), la frecuencia de los trenes a esa hora no excedía los cinco minutos. 

¿Nueva huelga el miércoles? 

La duda está ahora en si se podrá evitar el segundo día de huelga, ya convocado para el próximo miércoles. Según informa Efe, la Generalitat ha convocado a última hora de esta tarde a los sindicatos y a la dirección de TMB, para tratar de llegar a un acuerdo de úlitma hora. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad