Trabajadores sanitarios desinfectan un mercado de animales vivos en la ciudad de Seongnam, al sur de Seúl, Corea del Sur. Foto: Efe/Yna/Archivo
stop

Un equipo de investigación sugiere que el coronavirus que ha infectado más de 1,2 millones de personas lleva décadas escondido

Economía Digital

Trabajadores sanitarios desinfectan un mercado de animales vivos en la ciudad de Seongnam, al sur de Seúl, Corea del Sur. Foto: Efe/Yna/Archivo

Barcelona, 08 de abril de 2020 (12:59 CET)

El coronavirus que ha contagiado a más de 1,2 millones de personas en todo el mundo, o un primo muy cercano, podría haber permanecido durante décadas o incluso siglos en animales salvajes antes de crear la mayor pandemia de la historia reciente, según un estudio de la Universidad de Glasgow. En caso de confirmarse esta investigación —todavía pendiente de revisión— se haría evidente la existencia de reservas patógenas que circulan por la naturaleza y que son capaces de transferirse a humanos en cualquier momento.

Este tipo de estudios son de gran ayuda para el desarrollo de posibles futuras vacunas y permiten establecer cuán antiguo es un organismo. En este caso todo parece indicar que pudo nacer en tres diferentes ventanas temporales. Y la más cercana en el tiempo sería en la década de los 80 del siglo pasado, en torno a 1948.

El microorganismo que provocado la muerte de más de 76.000 en todo el mundo, podría haber estado al menos 40 años en la naturaleza sin saltar a nuestra especie hasta que un estrecho contacto humano o con un animal intermediario desencadenó el desastre, como se ha apuntado al pangolín en estudios recientes. Un equipo de investigadores, liderado por el doctor David Robertson, ha llegado a estas conclusiones después de analizar el ARN de 68 tipologías diferentes de coronavirus, incluyendo el que actualmente nos preocupa y de otros virus que causan enfermedades respiratorias.

Entre las conclusiones, se encuentra la demostración de que los murciélagos de herradura de la especie Rhinolophus spp, son los huéspedes de un amplio linaje de virus patógenos capaces de infectar a los humanos si se produce el salto entre especies, como apunta el periódico La Razón.

Siguiendo las trazas genéticas de estos virus, es posible definir que el ancestro más directo del actual SARS-CoV-2 pudo originarse hace entre 40 y 70 años como una mutación de otro virus de murciélago: el RaTG13. Este antepasado del virus no tenía, sin embargo, la capacidad de atacar células humanas. El significado de esto en caso de estar hablando de seres humanos en vez de virus, seria como intentar buscar un ancestro común entre neandertales, sapiens y denisovanos a partir del cual pudieran haberse separado en tres especies.

Las incógnitas por desvelar del origen del coronvirus

Todavía no se conoce si el coronavirus está relacionado con otros patógenos causantes de síndromes respiratorios graves. Tampoco se sabía hasta ahora la relación entre el virus actual y los que suelen albergar los murciélagos. Ni el papel que han jugado los mamíferos intermediarios en la transmisión al ser humano.

Lo que sí se está demostrando es que, para evitar que este tipo de crisis se vuelvan a dar en un futuro, se deben controlar las comunidades de animales más sensibles, reduciendo las prácticas ganaderas, culturales o grastronómicas que provocan el salto entre especies.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Hemeroteca

Coronavirus China
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad