El palacio marbellí de Putin, un lujoso oasis en construcción

stop

El casoplón de 18.000 metros cuadrados tendrá una sala de tiro, minigolf, sala de cine y spa

El presidente de Rusia, Vladimir Putin

23 de abril de 2014 (13:01 CET)

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, prosigue con las obras de su palacete marbellí pese al conflicto con Ucrania. El mandatario compró hace dos años una exclusiva finca en la Roca del Rey, una colina para vips situada en Benahavís. Y desde entonces, los trabajos no han parado ni un momento.

Putin quiere jubilarse a lo grande, lejos del frío moscovita y rodeado de todo tipo de lujos. La mansión, de desproporcionadas dimensiones (unos 18.000 metros cuadrados), tendrá desde una sala de tiro hasta una bolera, spa con gimnasio, pistas de juego, una sala de cine, dos piscinas e, incluso, un minigolf. Todo ello acompañado de unas privilegiadas vistas a Gibraltar, informa Vanitatis.

El gobernante podría compartir su particular palacete con la campeona olímpica de gimnasía rítmica Alina Kabaeva. La joven deportista de 30 años pudo ser la causa por la que Putin puso punto y final a 30 años de matrimonio el pasado verano.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad