La primera ministra británica, Theresa May. EFE/ Uk Parliamentary Recording Unit

El Parlamento Británico vuelve a rechazar el brexit de Bruselas

stop

La Cámara de los Comunes ha rechazado el acuerdo que Theresa May pactó con la Unión Europea

12 de marzo de 2019 (21:12 CET)

El Parlamento británico ha rechazado por segunda vez el el acuerdo sobre los términos de salida de la Unión Europea y que la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, había pactado con Bruselas. Por 391 votos frente a 242, la Cámara de los Comunes ha rehusado a ratificar el texto, que incorporaba garantías adicionales respecto a la versión que se votó en enero de que el mecanismo para evitar una frontera en Irlanda del Norte no será una solución permanente.

May lamentó "profundamente" la decisión del Parlamento, abre la puerta a dos nuevas votaciones esta semana. La cámara valorará el miércoles 13 de marzo la posibilidad de que el Reino Unido abandone la Unión Europea de forma unilateral y sin un pacto, el próximo 29 de marzo, fecha prevista para la ruptura.

“Votar en contra de marchar sin un acuerdo y por una extensión no resuelve los problemas a los que nos enfrentamos”, advirtió May. “Continúo creyendo que la mejor salida posible es que el Reino Unido deje la UE ordenadamente con un acuerdo, y que el acuerdo que hemos negociado es el mejor y el único disponible”.

Por ahora, el escenario más probable es que los diputados británicos den luz verde a un brexit sin negociación. Si ese fuera el caso, la primera ministra avanzó que convocará el jueves una nueva votación en la que el Parlamento decidirá si Londres debe pedir a Bruselas una extensión del plazo para abandonar la UE.
 

La reacción de la UE

Pocos minutos después de que el resultado de la votación se hiciera pública, el portavoz de Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, declaró que la Unión Europea ya “había hecho todo lo posible para alcanzar un acuerdo”. De esta forma, Bruselas se lava las manos respecto a intentar promover un acuerdo con May, a la vez que deja a cargo del Reino Unido el querer pactar o no su salida de la UE. El jefe de negociaciones de la Comisión Europea, Michel Barnier, secundó las palabras de Tusk, añadiendo que “el impasse solo puede solucionarse en el Reino Unido”.

El portavoz de Tusk remarcó que el resultado de las votaciones incrementa el riesgo de que los británicos sea eliminado del bloque sin un pacto. Añadió que, en caso de que el gobierno británico solicite retrasar el brexit, debe haber una “justificación creíble para una posible extensión y la duración de esta”.

Por ahora, la responsabilidad recae sobre Theresa May, quien cuenta con el rechazo de su Parlamento y una buena parte de los ciudadanos en las calles.
 

Una cuestión controvertida en el parlamento

Aunque los votos a favor del acuerdo de May fueron más el 12 de marzo que el pasado enero, el acuerdo cuenta con el rechazo de los diputados “euroescépticos del Partido Conservador y del Partido Democrático Unionista (DUP) del Norte de Irlanda, que es, además, socio parlamentario del partido de May. Estas dos formaciones consideraron insuficientes las aclaraciones sobre la salvaguarda otorgadas por la UE, que May tuvo que pactar en un diálogo express con el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, y que ella misma calificó de "legalmente vinculantes".

A pesar de esas garantías, el abogado general del Estado británico,Geoffrey Cox, advirtió de que los "riesgos legales" de que el Reino Unido quede integrado en las estructuras de la UE de manera indefinida, hasta que se alcance un nuevo tratado comercial entre Londres y Bruselas, "no han cambiado".

La opinión legal de Cox ha resultado clave para decantar el voto de los conservadores y el DUP, que temen que el mecanismo de salvaguarda expuesto en el acuerdo ate al Reino Unido a la UE y dificulte la firma de nuevos tratados con terceros países.

Esa cláusula de salvaguarda es, según la UE, imprescindible para mantener la integridad del mercado único y preservar tras el brexit los acuerdos de paz que se firmaron en 1998, que establecen que no habrá una frontera entre la República de Irlanda y la región británica de Irlanda del Norte

Hemeroteca

Brexit Internacionales
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad