El PP prepara un frente en Catalunya contra los nacionalistas

stop

El PSC, invitado al acuerdo, rechaza la oferta y Ciutadans se acoge

23 de septiembre de 2013 (20:59 CET)

Un dardo en dirección contraria a la que se inició con la elaboración del Estatut en Catalunya por parte del tripartito. Entonces, PSC, ERC, e ICV se comprometieron a no llegar a acuerdos con el PP, y ahora es la dirección del PP, desde la calle Génova del Madrid, la que ha ofrecido un gran acuerdo contra los nacionalistas para que Catalunya no quede “aislada”, en palabras de la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal.

Mientras, el Gobierno de Mariano Rajoy quiere respetar dos consignas a rajatabla, no contrariar a los nacionalistas, manteniendo un perfil bajo, pero aplicando el imperio de la ley, el PP ha reaccionado buscando cómplices en Catalunya. El Gobierno negocia, pero el partido ataca y con dureza.

Cospedal ha asegurado que el objetivo es “frenar el independentismo y unir en lo fundamental a los partidos que quieren que Catalunya siga formando parte de España”. La oferta se dirige al PSC, a Ciutadans y a Unió. Respecto a los socialistas catalanes, Cospedal ha afirmado que les invita aunque “ahora no se sabe muy bien dónde están”. Y, por supuesto, la oferta implica al PP catalán, y a su presidenta, Alicia Sánchez-Camacho.

Duran reacciona


La idea del PP es forzar las diferencias en el seno de CiU, y por ello el acuerdo se dirige especialmente a Unió Democràtica, cuyo líder, Josep Antoni Duran Lleida, ha dejado claro este lunes que no está por la vía independentista. Duran ha pedido una tercera vía, y reclama al PP que reaccione. Una vez conocida la oferta de Cospedal, Duran ha asegurado en su cuenta de twitter que "Cospedal no ha entendido nada", y que la secretaria general del PP debería "leerse otra vez" el artículo.

La oferta, por tanto, no ha tenido mucho eco. El PSC ha considerado que “no tiene recorrido”. El portavoz parlamentario del PSC, Maurici Lucena, ha considerado que el PP debería “hacer un ejercicio de introspección para ver qué parte de culpa tiene en el ascenso del independentismo”.

Y el PSOE, a través de su vicesecretaria general, Elena Valenciano, ha señalado que los socialistas no se sumarán “a un pacto por el inmovilismo”. De hecho, los socialistas siguen recordando al PP que buscó firmas para ir en contra del Estatut, sin querer formar parte de las negociaciones en el último tramo en el Parlament.

Albert Rivera se suma


Tampoco Unió se ha prestado. “Unió es y será un partido nacionalista catalán, y la vía de Unió es la confederal”, ha advertido el vicesecretario general de UDC, Antoni Font.

Sólo Ciutadans se ha mostrado receptivo. De hecho, su líder, Albert Rivera, había pedido al PP y al PSOE que reaccionaran, y que buscaran una defensa conjunta de la Constitución, ante el reto independentista. Y Rivera ya ha pedido reunirse con las direcciones estatales del PP y PSOE para conocer el alcance real de la propuesta de Cospedal.

En todo caso, se trata de un órdago de primera magnitud del PP, que podría enrarecer más las relaciones entre partidos y entre las instituciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad