El PSC acusa a Boi Ruiz de esconder recortes

stop

La diputada Núria Segú denuncia ajustes encubiertos en la red de hospitales y ambulatorios pública

04 de abril de 2014 (00:19 CET)

Las denuncias por nuevos recortes en la sanidad pública han llegado al Parlament. Aunque de forma tímida. El PSC ha abrazado las críticas contra el conseller de Salut, Boi Ruiz, que los sindicatos han lanzado en los últimos días. Los socialistas incluso han ido un paso más allá. La diputada Núria Segú, cuando se debatía una propuesta sobre el presupuesto sanitario en comisión en la cámara catalana, ha apuntado varios ejemplos de tijeretazos sorpresa en el presupuesto de los centros sanitarios.

La Generalitat no prevé recortes en el presupuesto sanitario de este 2014, que se sitúa entorno a los 8.290 millones de euros. No obstante, el problema reside en que las asignaciones por centro sanitario son inferiores a la liquidación del pasado ejercicio. Esta situación se agrava con la exigencias por parte del propio departamento por reducir las listas de espera. Además, fuentes de la Generalitat indican que Ruiz habría pactado con el departamento de Economía mantener un gasto similar al del último año sobre el papel a cambio de reducir el histórico déficit sanitario.

Déficit

El Servei Català de la Salut (CatSalut), que actúa de proveedora de servicios sanitarios para toda la población, obtuvo un déficit de 991 millones de euros respecto al presupuesto de 2012. Se trata de una cantidad superior en el 45,9% sobre los 536 milions del 2011. El gasto se divide principalmente entre productos de farmacia y los hospitales concertados.

Los efectos de estas correcciones de déficit se conocieron esta semana. La alarma la dio el comité de empresa del Hospital Sant Joan XXIII, en Tarragona. El centro, que forma parte del Intitut Català de la Salut (ICS), contará para este curso con un presupuesto de 102 millones de euros, el mismo que tuvo en 2013. No obstante, el año pasado recibió una inyección de tres millones de euros a medio ejercicio para aumentar la actividad a un nivel que este curso ya se contabiliza de partida. Finalmente, liquidó el presupuesto en 107 millones, con una desviación de dos millones.

Otros centros

Según Segú, hay otros centros afectados. Dentro de la propia red pública, el ICS, también se encontraría en una situación similar el Hospital de Bellvitge. La parlamentaria ha asegurado que el recorte en este centro asciende a 12 millones de euros, lo que deja su presupuesto en un poco menos que 300 millones de euros. La situación también podría afectar a la red de centros de atención primaria (CAP) del ICS, donde podrían haber incluso despidos.

El panorama también preocupa a la sanidad concertada. Entre algunos miembros de las patronales Consorci Salut i Social de Cataluna (CSC) y la Unió hace días que se espera la reducción en la asignación presupuestaria.

Recortes

En los últimos cuatro años, el sistema sanitario de Catalunya ha perdido 1.400 millones de euros, en total, de su presupuesto. Si en 2010 se destinaban 1.298 euros por paciente, en la actualidad la cifra se queda en 1.095 euros.

Hasta ahora, el sistema ha aguantado gracias al esfuerzo de los profesionales del sector que con menos recursos han mantenido el nivel asistencial. Pese a todo, estos efectos se han notado en un aumento de las listas de espera hasta tener actualmente 180.000 pacientes pendientes de intervención.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad