Boi Ruiz prepara recortes inesperados en las asignaciones a hospitales

stop

SANIDAD

01 de abril de 2014 (20:28 CET)

El sistema de salud catalán se prepara para un nuevo recorte. Pese a que las cuentas del CatSalut, ente público que gestiona la provisión de servicios, muestra sobre el papel un presupuesto igual al del ejercicio anterior --en torno a los 8.290 millones de euros--, la reducción de asignaciones y el incremento de actividad por centros sanitarios ha hecho saltar las alarmas.

El aviso lo ha dado el Hospital Sant Joan XXIII. El centro sanitario, que forma parte de la red pública del Intitut Català de la Salut (ICS), contará para este curso con un presupuesto de 102 millones de euros, el mismo que tuvo en 2013. No obstante, el hospital de referencia para Tarragona el año pasado recibió de las arcas públicas una inyección de tres millones de euros a medio ejercicio para aumentar la actividad a un nivel que este curso ya se ha contabilizado de entrada. Finalmente, liquidó el presupuesto en 107 millones, con una desviación de dos millones.

Reducir déficit

La situación también preocupa a la sanidad concertada. Entre algunos miembros de las patronales Consorci Salut i Social de Cataluna (CSC) y la Unió hace días que se espera la reducción en la asignación presupuestaria. Fuentes cercanas a estas organizaciones indican que esperan un recorte en la asignación del 1%.

Los mismos interlocutores atribuyen este recorte inesperado a un intento de corregir el déficit del sistema sanitario. El conseller de Salut, Boi Ruiz, habría obtenido el permiso de Economía de mantener un presupuesto sobre el papel igual al del año anterior --incluso un poco mejor, si se tiene en cuenta que la población ha menguado-- a cambio de reducir el déficit.

Críticas

El incumplimiento de los presupuestos sanitarios es algo común. De hecho, Metges de Catalunya ya alertaba en septiembre sobre la poca fiabilidad de las cuentas que había presentado el conseller Andreu Mas-Colell. “El sindicato advierte de que el proyecto de presupuestos sanitarios que ha confeccionado el Departamento de Economía es de máximos y difícilmente se podrá cumplir, ya que la ingeniería contable que se ha usado es poco precisa”.

Metges de Catalunya hacía especial hincapié en el gasto farmacéutico, que año tras año ha superado con creces lo presupuestado. Sin ir más lejos, en 2013, Catalunya se exigió sobre el papel no superar los 949 millones de euros --se trata de la misma cifra prevista para este año--. Según datos del Ministerio de Sanidad, éste se situó en 1.315 millones euros.

Recortes acumulados

En los últimos cuatro años, el sistema sanitario de Catalunya ha perdido 1.400 millones de euros, en total, de su presupuesto. Si en 2010 se destinaban 1.298 euros por paciente, en la actualidad la cifra se queda en 1.095 euros.

Hasta ahora, el sistema sanitario catalán ha aguantado gracias al esfuerzo de los profesionales del sector que con menos recursos han mantenido el nivel asistencial. Pese a todo, estos efectos se han notado en un aumento de las listas de espera hasta tener actualmente 180.000 pacientes pendientes de intervención. Con ello, un nuevo recorte podría ser insoportable.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad