El PSOE andaluz quiere al PSC defendiendo a España

stop

CONFERENCIA SOCIALISTA

Susana Díez, entre Rubalcaba y Elena Valenciano./EFE/Zipi

09 de noviembre de 2013 (18:01 CET)

La Conferencia Política del PSOE, que se celebra este fin de semana en Madrid, se está convirtiendo en un cierto revulsivo para los militantes socialistas. Lejos del PP en las encuestas, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy ha sido trasquilado por la intensidad de la crisis económica, el PSOE busca cómo rehacer su proyecto político, y, lo que no es menos importante, su liderazgo político.

Una de las dirigentes que busca una renovación del discurso, pero justamente para devolver el orgullo socialista a los electores perdidos, es Susana Díaz, la presidenta de Andalucía, que ha buscado este sábado una renovada conexión con el PSC.

Con el debate erritorial como trasfondo, y con todas las críticas del PP a los socialistas por no mantener un único discurso, Susana Díaz ha asegurado que los socialistas “necesitan al PSC”. Sus palabras tenían un objetivo: alejar el fantasma de la ruptura, que algunos viejos dirigentes del PSOE, como Alfonso Guerra, han planteado en las últimas semanas.

De la mano de la base socialista

La mano tendida de Díaz la ha recogido el primer secretario del PSC, Pere Navarro, que no ha percibido grandes diferencias entre el conjunto de los socialistas españoles y los catalanes. Díaz ha recibido un caluroso apoyo del millar de asistentes porque, a pesar de que ha reconocido la mala situación del PSOE, ha levantado el ánimo al hacer ver que si la dirección socialista vuelve a apostar por políticas sociales, por estar al lado de su base electoral, la recuperación en las encuestas, y, por tanto, las opciones de volver a gobernar España son reales.

“Hay cosas que son evidentes: tomamos decisiones en un momento determinado que nos alejaron de nuestra base social. Nosotros mismos no nos reconocíamos. Hay brechas que no se han terminado de cerrar. Con sinceridad, no estamos bien", ha admitido.

La cuestión catalana

Pero el principal problema que tiene hoy la política española es la cuestión catalana. Y eso lo sabe el propio Rubalcaba, muy presionado por varios dirigentes del PSOE para que se desvele cuándo y cómo se celebrarán las primarias para elegir al candidato socialista a la presidencia del Gobierno español.

Y en ese terreno existe una diferencia importante, aunque más en la forma que en el fondo. El PSC apostó por el derecho a decidir en Catalunya, siempre que fuera una consulta pactada. Lo hizo sin asumirlo del todo, pero lo hizo. Y el PSOE no quiere ni oír hablar de ello.

De hecho, fue Susana Díaz, quien a pesar de su ascenso político y mediático no ha sido todavía elegida a través de las urnas –asumió la presidencia de Andalucía tras ser elegida por el Parlamento andaluz después de la retirada de Griñán y de unas primarias en las que sólo ella consiguió los avales necesarios para poder participar—quien protagonizó la división entre el PSOE y el PSC en una reciente votación en el Congreso.

El PSC ve un proyecto federal


Mientras el PSC pedía una abstención a una proposición de UPyD sobre la soberanía española, Díaz reclamó al PSOE el voto a favor, junto a otros diputados como Guerra. Y Rubalcaba acabó accediendo a esas intenciones, dejando al PSC en la estacada, aunque desde el PSOE se consideró que era el PSC el que no asumía la disciplina de voto.

"Tenemos un proyecto común y ese proyecto se llama España. Ahí tenemos que estar todos los socialistas, todos. Nadie puede echarnos de la defensa de la Constitución. Que los ciudadanos no se desconcierten, que cuando nos miren sepan que hay un partido que defiende a España y su unidad, porque nosotros no nos podemos permitir que el PSOE cree desconcierto e inseguridad entre los ciudadanos", ha asegurado Díaz este sábado, dejando claro al PSC que debería ir por esa línea.

Y Navarro la ha asumido, al entender que el proyecto es el mismo. “Estamos por un proyecto federal para España”, ha asegurado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad