El Senado aprueba, como mero espectador, la abdicación del Rey

stop

El debate transcurre con sonadas ausencias, como la del presidente del Gobierno y varios ministros

Vista del Senado I EFE

17 de junio de 2014 (18:54 CET)

El Senado ha aprobado, con el 90% del voto de los senadores a favor, la ley orgánica que dará paso a la abdicación del Rey. Los grupos popular, socialista y navarro (UPN) han dicho sí. Los nacionalistas vascos, catalanes y canarios se han abstenido. El resto de representantes ha votado en contra.

El debate de este martes ha discurrido como un trámite burocrático cualquiera. A diferencia de lo sucedido en el Congreso, los primeros espadas de la política española han eludido defender el texto en la Cámara Alta.

Ni siquiera el Presidente, Mariano Rajoy, ha acudido a defender el proyecto. A la misma hora terminaba de almorzar en Zarzuela con los reyes Juan Carlos y Sofía.

Plantón de las primeras espadas

Los monarcas han reunido a las altas instituciones del Estado para “despedirse”, según la propia terminología de la Casa Real, de quienes han compartido decenas de actos institucionales.

Al mismo tiempo que debatían los senadores, el futuro del Rey se despejaba. Mantendrá el estatus de capitán general, aunque pasará a la reserva del ejército, según el ministro de Defensa, Pedro Morenés.

El Rey seguirá siendo militar

Esta condición le permitirá presidir actos castrenses y mantener el uniforme. Hasta ahora no se había vivido una situación similar en la historia de España.

El único capitán general de los ejércitos en activo es el Rey. Y no puede haber dos. Por eso, una de las dudas que estaban sobre la mesa era la situación del monarca cuando su hijo Felipe se convierta en rey este jueves una vez el Senado ha resuelto el papeleo que quedaba.

Sin novedades en el Senado

El debate político ha retomado el tono reivindicativo que se vivió en el Congreso. Los grupos minoritarios han reclamado un referendo y los mayoritarios han defendido que no se debate el modelo de Estado.

El senador del PP, José Manuel Barreiro, ha tardado poco en marcar el terreno de juego. “La Constitución establece cómo debe tramitarse la abdicación, que es a través de una ley orgánica. Y eso es lo que venimos hoy a hablar”.

El ex presidente de la Generalitat y portavoz de los socialistas catalanes, José Montilla, ha redundado en la idea. “¿Hemos de pedirle al Rey que renuncie a la abdicación aunque esa prerrogativa está en la Constitución?”.

“Que abdique en el pueblo”

Y si de abdicación era sólo de lo que había que hablar, el antiguo consejero catalán de Interior, Joan Saura (ICV-EV), se lo ha tomado al pie de la letra. Pero ha pedido que Juan Carlos abdique “en el pueblo”.

Uno de los urdidores del tripartito asegura que “Posiblemente se rechaza un referéndum porque la monarquía puede perder peso y otra de las razones es la estabilidad. Tan falso es esto como decir que sólo la monarquía da estabilidad”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad