El soberanismo empuja a Mas a una soflama política en el juicio del 9N

stop

La presión del propio Puigdemont y de intelectuales afines como Álvaro llevan al ex president a la convicción de que debe polítizar al máximo la causa por el 9N

Manel Manchón

Artur Mas, acompañado de su esposa, Helena Rakosnik, llega a la sede del TSJC, en la tercera jornada del juicio por la consulta independentista del 9N. EFE/Toni Albir
Artur Mas, acompañado de su esposa, Helena Rakosnik, llega a la sede del TSJC, en la tercera jornada del juicio por la consulta independentista del 9N. EFE/Toni Albir

Barcelona, 09 de febrero de 2017 (05:00 CET)

Artur Mas ultima una intervención de gran calado político, una soflama que le permita salir del juicio del 9N con la cabeza alta y la posibilidad de liderar el proceso soberanista, frente al gobierno español. La pronunciará este viernes, cuando, al final del juicio, tenga la oportunidad de explicar libremente qué quiso impulsar con la consulta soberanista y cómo se debe encauzar "políticamente" ese conflicto institucional entre el gobierno catalán y el gobierno español.

La presión del mundo soberanista, y de intelectuales afines, como el periodista Francesc Marc Álvaro, que tiene un peso determinante en el entorno del ex president, ha hecho mella. El reproche que se formula es que es poco comprensible para las "masas" que se han movilizado en los últimos años a favor de la independencia que se plantee una defensa en el juicio dirigida a minimizar costes, con la idea de que no se quiso desobedecer al Tribunal Constitucional.

Álvaro lo lleva explicando en las últimas horas en sus intervenciones periodísticas: "La estrategia de la defensa quiere minimizar la más que probable inhabilitación, pero no sé si es políticamente inteligente que Mas no diga claramente dentro del tribunal lo mismo que el independentismo repite en la calle: que el 9N desafió pacíficamente unos poderes que no quieren escuchar", aseguró en su comentario habitual en Rac1.


Un momento de ruptura

En las manifestaciones, en los foros soberanistas, en cambio, se considera el 9N como el único momento de afirmación en contra del Estado, como una desobediencia clara con el objeto de decidir el futuro de Cataluña, sin pedir permiso al Gobierno español. Y, aunque se tratara de una consulta sin efectos legales, es por ahora el mayor hito del independentismo.

Mas tenía pensada esa intervención final, aunque en sus declaraciones de este lunes quisiera ceñirse a las pautas jurídicas marcadas por sus abogados. Las fuentes consultadas señalan que no será contradictorio. "Lo que se juzga es un procedimiento, que se deberá probar, si, efectivamente, el Gobierno estuvo o no detrás de toda la organización, y los magistrados se ajustarán a ello, aunque Mas quiera apuntalar políticamente el proceso", señalan.


Grietas jurídicas y proyecto político

La idea de Mas, aunque se haya limitado a buscar las grietas jurídicas de la resolución del Constitucional –el argumento es que el tribunal no concretó lo que no podía hacer el Govern de la Generalitat, a pesar de ser requerido para ello, algo que repitió este miércoles el ex consejero y diputado en el Congreso, Francesc Homs-- es que el juicio del 9N es un juicio político, y que el Gobierno español debería acceder a celebrar un referéndum, como ocurrió en el Reino Unido con el caso de Escocia.

Pero en las últimas horas Mas ha entendido que debe subir el tono, con un grueso político mayor, porque se trata de la gran oportunidad del independentismo de cargar contra el Estado, con toda la proyección del juicio.

El soberanismo trata de cargar baterías. Y este miércoles recibió el aliento del presidente Carles Puigdemont, quien, de forma sorprendente, --no estaba prevista su intervención en el Parlament antes de la sesión de control-- cargó duramente contra la democracia española. "La democracia española ha enfermado, y lleva tiempo enferma", aseguró, por la celebración, precisamente, del juicio por la causa del 9N.


Desobeceder al Estado

En el caso de Mas se trata también de su propio futuro político, de la posibilidad de liderar el proceso, con una candidatura a la Generalitat, que se vería favorecida si resulta absuelto en el juicio.

Pero por parte de todo el soberanismo, de parte de la dirección del PDECat, que es netamente independentista, de Esquerra Republicana, cuyas bases y cuadros medios no admiten medias tintas, aunque Oriol Junqueras guarde la compostura, y de la CUP la cuestión es meridiana: se quiso desobecer al Estado y se consiguió. Y, por tanto, se puede realizar otra vez, con más tino, con un referéndum que, esta vez, será vinculante, como reitera el presidente Puigdemont.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad