stop

El Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público ha dado la razón a las eléctricas, que rechazaban las cláusulas de pobreza energética

Barcelona, 09 de marzo de 2017 (16:23 CET)

Varapalo para el plan eléctrico de Ada Colau: el Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público rechazó el concurso municipal de suministro de luz del ayuntamiento de Barcelona, que había sido impugnado por Endesa y Gas Natural.

Este concurso estaba valorado en 65 millones, y su rechazo implica que el consistorio tiene que presentar un nuevo programa. El mismo tenía una cláusula que se convirtió en la manzana de la discordia, y que era el compromiso que debían mantener las eléctricas de asumir la mitad de la factura de los consumidores que no podían pagarlas.

Al concurso se habían presentado cuatro pequeñas compañías, pero Endesa presentó un recurso cautelar y la convocatoria se paralizó. Esta eléctrica y Gas Natural, que también había expresado su oposición al concurso, argumentaban que las medidas contra la pobreza energética no afectaban a las empresas más pequeñas, porque apenas tienen clientes en la capital catalana.

Las grandes eléctricas rechazan la cláusula de pobreza energética del Ayuntamiento

En el concurso se avisaba que las empresas debían tener la corresponsabilidad en la cobertura de la pobreza energética, donde debían asumir el 50% de los pagos que no puedan afrontar los consumidores de bajos recursos.

Pero el nuevo contrato exigía cumplir un convenio que todavía está pendiente de ser redactado, y para las empresas, aceptarlo significaba una “suerte de paradoja administrativa inaceptable”.

Si bien el Tribunal destaca las “buenas intenciones” del Ayuntamiento para combatir la pobreza energética, recordó que sus regulaciones tienen que estar “sujetas a la aplicación de la legalidad”, lo que a criterio del cuerpo jurídico, no se estaba cumpliendo.

Hemeroteca

Ada Colau
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad