El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà

ERC acelera su coalición con Bildu para huir de Puigdemont

stop

Esquerra avanza sus conversaciones con Bildu y BNG para cerrar un acuerdo de cara a las europeas y escaparse de la lista que propone Junts per Catalunya

Barcelona, 15 de noviembre de 2018 (11:37 CET)

ERC ha optado por acelerar las conversaciones que mantiene con Bildu y BNG para cerrar cuanto antes una coalición electoral de cara a las elecciones europeas. Esquerra ha tomado esta decisión para poner fin a la insistencia de Junts per Catalunya, que busca un acuerdo desesperadamente con los republicanos en las europeas con el propósito de disimular su declive.

El propio Carles Puigdemont se ha ofrecido como número dos de la lista de ERC a las europeas que encabezará Oriol Junqueras. Esquerra ignoró esta oferta y, a continuación, fue el presidente de la Generalitat, Quim Torra, quien promovió este miércoles un gran acuerdo con los soberanistas vascos y catalanes.

Pero ERC no quiere saber de los cantos de sirena de Puigdemont y Torra, y ha enfatizado que tiene una apuesta política de izquierdas. "Estamos negociando con el independentismo de izquierda de Euskal Herria y el Bloque Nacionalista Galego", subrayó el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, para cerrar el paso a Junts per Catalunya.

ERC ya se presentó en 2004 a las europeas de la mano de Aralar y del BNG en una coalición llamada Europa de los Pueblos. En 2009 acudió con otra marca, Europa de los Pueblos-Verdes, que encabezó Junqueras y que incluía a Aralar, Eusko Alkartasuna y BNG. En la última cita de 2014 acudió con la plataforma Europa pel Dret a Decidir junto a nacionalistas valencianos y mallorquines.

Es decir, que ninguna de sus alianzas en las europeas ha incluido nunca a CiU ni a CDC ni a los herederos de este espacio. En las dos últimas europeas (2009 y 2014), CiU acudió integrada en la Coalición por Europa de la mano de PNV y de Coalición Canaria.

Listas paritarias: Puigdemont no es una mujer

Tardà, en declaraciones a la cadena Ser, se mostró un gran defensar de que Junts per Catalunya y ERC acudan a las elecciones por separado con el argumento de que "refleja la diversidad y favorece la acumulación de fuerzas”.

ERC orilló la ventaja demoscópica que las encuestas conceden a los republicanos y dijo que su intención no es “quedarnos el trozo del pastel independentista más grande sino hacer el pastel más grande”.

Para sacarse a Puigdemont de encima, Tardà también comentó que su partido está comprometido con la paridad en las listas electorales, de manera que Puigdemont no podría ser el número dos de Junqueras porque ese lugar lo debe ocupar “necesariamente” una mujer. “Pero es evidente que no vamos por aquí nosotros”, zanjó.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad