ERC permite que la oposición se cebe con Boi Ruiz, pero evita su reprobación

stop

CRÍTICAS AL GOVERN POR SU GESTIÓN SANITARIA

El consejero de Salut, Boi Ruiz

en Barcelona, 19 de marzo de 2015 (21:44 CET)

Para ERC, Boi Ruiz es un consejero molesto, un mal compañero de viaje. Los republicanos pueden asumir el desgaste de apoyar a Artur Mas en algunos aspectos pero, si la figura que está en el disparadero es la cara visible de los recortes sanitarios en Cataluña, el coste se hace excesivo. En la sesión de control de este jueves en el Parlament se ha evidenciado esa distancia.

El partido liderado por Oriol Junqueras ha permitido que una moción de ICV que pedía la censura de las políticas aplicadas desde la consejería de Salut prosperase. Los republicanos se han abstenido, y la diputada Marta Ribas se ha salido con la suya con el resto de votos a favor, excepto los de CiU. Preparado o no, Ruiz se ha evitado el mal trago. Fuentes de su equipo señalan que se encontraba en Estados Unidos participando en unas jornadas médicas.


Equilibros en ERC

Los republicanos han sido salomónicos. Sí han permitido el revés. Pero también es cierto que han salvado su reprobación. ERC juega a los equilibrios desde hace meses. Protegen algunas actuaciones del consejero. Otras las dejan caer, como cuando hace unas semanas permitieron que prosperase una investigación sobre el uso de los fondos públicos en el Hospital Clínic, uno de los centros sanitarios donde la oposición ha puesto el punto de mira.


La diputada de ERC Alba Vergés ha juzgado que es "compatible" facilitar la censura, pero no reprobar al consejero, y ha defendido que la posición de su grupo responde a la necesidad de fijar "unas nuevas bases" en el sistema sanitario que contribuyan a apagar "la tensión y la crispación" del sector.


La moción

¿Qué dice la moción de ICV? El texto denuncia que las política de Ruiz han provocado una "degradación de los servicios" a partir de "recortes de presupuestos" hasta "puntos inasumibles"; se han "precarizado" las condiciones de trabajo del personal sanitario; y se ha "aumentado la transferencia de recursos económicos de centros de titularidad pública o mayoritariamente pública a otros de titularidad privada".

Boi Ruiz hace cuatro años que es consejero. Entró en el primer Ejecutivo de Artur Mas, el llamado Govern dels millors. En su currículum, figura haber sido el ejecutor de los recortes sanitarios –casi 3.000 millones-- o haber planificado la reestructuración del Institut Català de la Salut (ICS). Aunque su nombre siempre figura en todas las quinielas para salir del Govern, Mas lo ha mantenido hasta ahora a su lado, desoyendo figuras muy próximas al President como el reputado Miquel Vilardell.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad