ERC y CDC rechazan el pacto entre Sánchez y Rivera porque va "contra Cataluña"

stop

ERC y Democràcia i Llibertad votarán contra la investidura del líder socialista

El líder de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. / EFE

Barcelona, 25 de febrero de 2016 (20:10 CET)

El pacto entre Pedro Sánchez y Albert Rivera no ha convencido a las fuerzas independentistas catalanas. Tanto Democràcia i Llibertat (DiLl), antigua CDC, como ERC votarán en contra de la investidura del líder socialista, que se celebrará el próximo 1 de marzo en el Congreso.

"Dentro de ese acuerdo, el único compromiso sobre Cataluña, que es el principal problema al que ahora se enfrenta el Estado, se refiere a impedir que los catalanes puedan decidir su futuro", lamenta el diputado de DiLl en el congreso Carles Campuzano en referencia a la negativa de socialistas a Ciudadanos a permitir la celebración de un referéndum secesionista en Cataluña.    

Falta de inversiones

Además, Campuzano recuerda que el pacto no incluye otras cuestiones, de tipo económico, que en su opinión, sus fundamentales para los catalanes. Señala, por ejemplo, que no hay una previsión de inversión en la red ferroviaria de Rodalies, que, a su juicio, está muy desatendida y necesita una urgente inyección de capital.

El diputado convergente teme también que ese acuerdo pueda suponer un "retroceso" en el ámbito de la defensa del catalán.  "Aunque el pacto habla de la presencia de las lenguas del Estado en la educación y de mantener las competencias de educación en manos de las autonomías, también plantea el término bilingüismo", explica.

La inmersión, en peligro

En su opinión, la introducción de ese bilingüismo en el sistema educativo podría suponer el fin del modelo de inmersión lingüística que "ha dado tan buenos resultados" y que implica que todas las clases se impartan en catalán excepto las tres horas semanales de inglés y las dos de castellano.     

Para Gabriel Rufián, el jefe del grupo parlamentario de ERC en el Congreso, el pacto entre PSOE y Ciudadanos no es más que la antesala de la creación de una gran coalición "de derechas" a la que se incorporará con posterioridad el PP.

La gran coalición

Según explicó Rufián tras visitar el Mobile World Congress, Ciudadanos "no es la renovación". En su opinión, el partido de Albert Rivera "es la derecha de siempre", como "muy bien sabemos en Cataluña donde ya los conocemos".

Otras fuentes de ERC ven en el pacto entre PSOE y Ciudadanos un mero "acto de supervivencia de Sánchez", quien "rema a contracorriente para evitar ahogarse".  Las mismas fuentes señalan que el acuerdo está en cualquier caso "destinado al fracaso" y podría dar paso a unas nuevas elecciones en las que "Ciudadanos será castigada por su electorado por haberse acercado al PSOE".

Posible abtención si gobierna la izquierda

Tanto convergentes como republicanos tienen muy claro que votarán no a la investidura de Sánchez. Ambos son también conscientes de que la situación es muy compleja y todavía puede dar muchas vueltas. Si una de esas vueltas desembocase en un  pacto de izquierdas con PSOE y Podemos que incluyese la posibilidad de celebrar un referéndum independentistas en Cataluña, los partidos secesionistas se plantearían la abstención.     
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad