España contrata obras como Panamá

stop

España está a la cola de Europa por lo que respecta a gasto en ingeniería en obras públicas según advierte la patronal catalana Asinca

Josep Maria Casas

Economía Digital

Las obras del túnel de las Glorias se adjudicaron en 2015, en la etapa del alcalde Xavier Trias y del concejal Antoni Vives. En la imagen, este último cuando fue detenido en febrero pasado en la operación Pika. / EFE
Las obras del túnel de las Glorias se adjudicaron en 2015, en la etapa del alcalde Xavier Trias y del concejal Antoni Vives. En la imagen, este último cuando fue detenido en febrero pasado en la operación Pika. / EFE

Barcelona, 28 de marzo de 2017 (05:00 CET)

En España se está implantando el “modelo Sacyr Panamá” en la contratación de obra pública. Un ejemplo de ello son las obras del túnel de las Glorias de Barcelona, que ya acumulan un 20% de sobrecoste y 19 meses de retraso. Así lo advierten Josep Túnica y Tomàs Blay, presidente y secretario de Asinca, la patronal catalana de empresas de ingeniería.

Túnica recalca que la administración también tiene su parte de responsabilidad en el fiasco de la plaza de las Glorias. Considera que si el proyecto salió a concurso por 80 millones de euros, precisamente porque una ingeniería calculó que este era su precio de mercado, nadie puede ejecutar la obra tal como estaba prevista por tan sólo 60,1 millones, que fue el precio de adjudicación. De esta rebaja derivan las desviaciones presupuestarias y los retrasos. Al final, puede acabar costando un importe cercano a los 80 millones que se fijaron inicialmente.

Definen estas prácticas como “modelo Sacyr Panamá”

El presidente de Asinca advierte que es una “práctica habitual” en todas las administraciones públicas españolas aceptar ofertas tan a la baja que acaban en sobrecostos o retrasos. Tomàs Blay, secretario de la patronal, define este proceder como el “modelo Sacyr Panamá”, en referencia al conflicto por las obras del canal de Panamá que ja ejecutado la constructora de Manuel Manrique.

Una auditoria encargada por el Ayuntamiento de Barcelona responsabiliza de los sobrecostos y retrasos del túnel de las Glorias a las empresas proyectistas (la UTE Esteyco-Transfer) y a las constructoras (otra UTE integrada por Copisa, Arnó, Comsa y Rogasa). El equipo de gobierno de Ada Colau ha encargado informes técnicos y jurídicos para determinar si imponen sanciones. Incluso podrían comportar una rescisión de contrato.

Adjudicaron una obra con una rebaja de más del 24%

Sin embargo, los responsables de Asinca insisten en que el Ayuntamiento no puede soslayar su responsabilidad. Si calcularon que la obra valía 80 millones, debían saber que no se podía ejecutar por 60 (con una rebaja del 24,3%) aunque un grupo de empresas presentase una oferta por este importe. Debían descartarla. La obra se adjudicó en 2015, en la etapa del alcalde convergente Xavier Trias y del concejal de urbanismo Antoni Vives.

La auditoria atribuye los problemas de las Glorias a diversas causas entre las que destaca la falta de concordancia entre los planos del subsuelo y lo que realmente se han encontrado cuando lo han excavado. Por ejemplo, Adif no informó en detalle de un muro pantalla en una de las cuatro líneas férreas que cruzan la plaza. Ello ha provocado que el túnel deba hundirse un metro y medio más de lo previsto.

España invierte entre el 3 y el 5% de una obra pública en ingeniería. Europa, entre el 8 y el 10%

Sin entrar en los posibles errores de las prospecciones, los responsables de Asinca ponen énfasis en que España está a la cola de Europa por lo que respecta al gasto que supone la ingeniería en las obras públicas. Las administraciones españolas tan sólo dedican entre el 3 y el 5% del presupuesto de una obra a estudios y proyectos, cuando la media europea está entre un 8 y un 10%. En Suecia se acerca al 15%. Cuando los suecos excavan túneles no suelen encontrarse con sorpresas inesperadas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad