Celebración religiosa de Testigos de Jehová

Estafa de más de 170 millones en una congregación de Testigos de Jehová

stop

FRAUDE RELIGIOSO

Barcelona, 22 de enero de 2015 (20:47 CET)

El Ministerio Fiscal solicita penas que van desde los 9 a los 13 años de cárcel por un delito de estafa y otro de insolvencia punible para seis de los 14 pastores de una congregación de Testigos de Jehová a los que acusa de haberse apropiado de más de 170 millones de euros recolectados, a base de falsas promesas, entre más de 1.300 feligreses de toda España.

Los hechos se remontan al 2001, cuando 14 "ancianos" (nombre con el que conocen los testigos de Jehová a sus pastores espirituales) utilizaban las ceremonias religiosas para recolectar entre su parroquia dinero en efectivo "para la construcción de un hospital en Barcelona, que, bajo nuestra dirección, no suministre trasfusiones de sangre a los enfermos de nuestro culto".

Robaron el dinero del cepillo


Unos 1.300 feligreses pagaron distintas cantidades y en distintas ocasiones cuando los "ancianos" pasaban el cepillo. Y lo hicieron en la creencia que su dinero iba a servir, efectivamente, para la construcción de dicho hospital. Pero pasaron los años y eso no ocurrió. Tal y como ha quedado acreditado en el juicio que contra esos pastores se ha seguido recientemente en la Audiencia de Barcelona, los líderes espirituales imputados se quedaron el dinero.


Evadieron millones a Suiza

 
Y no sólo eso: con la ayuda de abogados y testaferros, enviaron 80 de los 170 millones estafados a sus correligionarios a cuentas bancarias domiciliadas en Suiza. De hecho, la Audiencia Nacional ya les ha condenado por blanqueo de capitales.

La Audiencia Provincial de Barcelona, que les acaba de juzgar por estafa y por insolvencia punible, ha confirmado que al menos uno de los inicialmente imputados se ha dado a la fuga y se encuentra en búsqueda y captura internacional.

Los "ancianos" que sí se han sentado en el banquillo de los acusados reconocen que no han cumplido su promesa de construir el hospital, pero lo atribuyen a las trabas de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona para la concesión de los pertinentes permisos. No han sabido cómo justificar, sin embargo, el blanqueo de capitales que les imputan por la evasión de los 80 millones.

La fe, ciega


Los denunciantes, algunos con lágrimas en los ojos, reconocieron en la vista oral que durante años "tuvieron una fe ciega en sus pastores" y que se sienten doblemente castigados…"porque nuestra religión nos prohíbe expresamente mentir… y esos 'ancianos' nos han mentido y nos han robado".

La Audiencia Provincial de Barcelona dictará sentencia durante la primera semana de febrero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad