ETA sella de "forma total" un lote de armas, pero no las entregará

stop

La banda terrorista busca un nivel de sellado suficiente para acometer nuevos pasos en la negociación política

Imagen de archivo de los dirigentes de ETA en la lectura de un comunicado.

Madrid, 14 de abril de 2016 (09:55 CET)

La banda terrorista ETA ha hecho público un documento, datado en febrero y resumido por el diario Gara en su edición de hoy jueves, en el que anuncia que continúa con el sellado e inventariado de armas y señala que el pasado enero concluyó de "forma total" estas labores en torno a un lote de material, aunque no aporta información alguna sobre una posible entrega.

En el documento, la banda insiste en censurar las actividades del grupo disidente minoritario Amnistia Ta Askatasuna (ATA), contrario a las tesis oficiales de la izquierda abertzale sobre los presos y a favor de una amnistía total sin salidas individuales ni acogerse a beneficios penitenciarios, como sostiene Sortu desde finales del año pasado.

Sellado ralentizado

Sobre este sellado de armas, iniciado en 2014, ETA afirma que no se ha interrumpido, pero sí se ha ralentizado "por cuestiones obvias". En ese año ETA escenificó una pírrica entrega de armas con la presentación de un vídeo en el que se veía a varios etarras introduciendo armas en una caja de cartón ante dos miembros de la Comisión Internacional de Verificación que, según reconocieron posteriormente, ni siquiera se llevaron el material, sino que se lo quedaron los terroristas.

ETA insiste ahora en que su objetivo es llevar ese inventariado y sellado a un nivel suficiente que le permita acometer nuevos pasos con el concurso de agentes vascos e internacionales. Según avanza Gara, la banda criminal entiende que, en la resolución del conflicto, se debe avanzar en el conjunto de la agenda y en cada uno de sus puntos, sin que descarte para ello mantener contacto, "de forma directa o indirecta", con los gobiernos.

Tocados con las últimas operaciones

Los terroristas hacen referencia también a las últimas operaciones policiales en su contra y reconocen el importante daño que le han producido, aunque subraya que "la organización es aún capaz de mantener sus compromisos y seguir con el proceso, gracias a las medidas adoptadas en 2013". Año en el que el Gobierno del Partido Popular rechazó mantener un diálogo con la cúpula etarra en Noruega, y a los apoyos y recursos obtenidos en el cambio de ciclo.

Confirma como interlocutores a los últimos jefes de la banda detenidos en la Operación Pardines de la Guardia Civil, Iratxe Sorzabal y David Pla, aunque admite que "es evidente que tener a dos interlocutores en prisión condiciona la situación, por lo que, para poder responder debidamente a los compromisos y quehaceres, es posible que la delegación se amplíe".

Sobre su línea de actuación, ETA avala el último proceso de reflexión interna emprendido por la izquierda aberztale, Abian, en el que que histórico brazo político de los terrorista aboga por un mensaje más social en detrimento de las exigencias independentistas de máximos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad