Eva Parera es concejal del Ayuntamiento de Barcelona en las filas de Manuel Valls

Eva Parera rompe con la Lliga Democràtica

stop

La exsenadora de CiU acusa a la Lliga de querer "revivir" CDC mientras sus detractores la acusan de jugar a ser "la Juana de Arco del constitucionalismo"

Barcelona, 18 de septiembre de 2019 (04:55 CET)

Eva Parera, concejal del Ayuntamiento de Barcelona, se va de la Lliga Democràtica sin que el partido apenas haya llegado. La exsenadora de CiU, llamada a ocupar un lugar preeminente de una formación catalanista no-independentista, anunció este martes que se va sin que ni siquiera se haya celebrado el congreso fundacional.

"No puedo estar en un proyecto que pretende revivir Convergència (CDC). No ya Convergència i Unió (CiU), que ya de por sí consideraba que era un error, sino que pretende revivir CDC, que es un error multiplicado", anunció en una breve entrevista en El Periódico.

Su portazo no ha sorprendido a algunos de los impulsores de la Lliga, que atribuyen su adiós a su falta de protagonismo. "Llevaba ya un tiempo sin venir a las reuniones. Quería algo a su medida y se ha dado cuenta de que aquí hay gente de muchas procedencias. No es ninguna sorpresa. Nosotros seguimos", dice uno de los promotores de la Lliga.

Parera, que se convirtió en concejal de la mano de Manuel Valls, sale de la Lliga disparando, sobre todo, a Convergents, el minúsculo partido creado por el exconseller de CDC Germà Gordó. "Es un problema, por su ideología y porque es una persona procesada por el caso de corrupción más grande que ha tenido este país que es el caso 3%", dijo la exsenadora.

La Lliga y la huella de Germa Gordó

El entorno de Parera prosigue el argumento: "La Lliga es un proyecto muy poco claro. Hay gente soberanista y no estamos por hacer equilibrios. Convergents forma parte de la gente que habla de presos políticos, llevan lazo amarillo y tienen urticaria a la Constitución".

Los argumentos constitucionalistas de Parera y de su entorno provocan la sonrisa irónica de quienes se quedan en la Lliga. "Votó y apoyó la consulta del 9-N y ahora resulta que es la Juana de Arco del constitucionalismo", dicen.

La Lliga, pese a todo, continúa. Este mismo miércoles celebra una reunión. Y en octubre, pasada la sentencia del procés, convocarán un congreso que debe celebrarse en noviembre. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad