Foment pide rebajar el impuesto de sucesiones catalán a niveles internacionales

stop

DEBATE FISCAL

Mercedes de Albert, autora del informe

Barcelona, 15 de diciembre de 2014 (21:21 CET)

Foment del Treball asegura en un informe sobre el impuesto de sucesiones y donaciones que este gravamen es mucho más elevado en Cataluña que en el resto de España. La patronal pide que se siga la actual tendencia internacional, donde muchos países lo han suprimido y en otros tiene tipos muy reducidos. Joaquim Gay de Montellà, presidente de la organización, ha señalado que los impuestos son necesarios para mantener el Estado del Bienestar, pero ha advertido de que deben ser "proporcionales, equitativos y con respeto a las personas".

¿Cómo funciona este impuesto? En la legislación estatal española, tiene un tipo de gravamen progresivo modulado por el valor de la base imponible, el grado de parentesco y el patrimonio previo del beneficiario, y el tipo mínimo es de 7,65% y el máximo del 81,6%. En Cataluña, tiene una bonificación del 99% solo en sucesiones y para el cónyuge, mientras que en hijos y ascendientes presenta una bonificación progresiva --a mayor patrimonio, menor porcentaje--.

Recomendaciones

El estudio alerta de que la Generalitat exige que aquellos descendientes receptores de empresas familiares solo tienen acceso a una bonificación en cuota reducida --de hasta el 49,5%--, a diferencia de lo que pasa en la mayoría de las comunidades autónomas, lo que se debería rectificar.

La patronal también considera que se deberían flexibilizar los plazos y mecanismos para el pago del impuesto, así como establecer una horquilla de mínimos y máximos para la aplicación del impuesto en cada comunidad autónoma para evitar tantas diferencias.

Discriminación de los coeficientes multiplicadores

El informe pide reconsiderar los tipos de gravamen, argumentando que en términos de competencia fiscal internacional, tipos impositivos de hasta el 40,8% para familiares cercanos y del 81,6% en otros casos, no fomentan la inversión en España. "Quizá si a un inversor se le dice que debe pagar un mínimo del 40% en el impuesto de sucesiones se irá a otro lugar", ha alertado la abogada que ha elaborado el estudio, Mercedes de Albert.

El informe también propone la supresión de los coeficientes multiplicadores en función del patrimonio preexistente, ya que es una particularidad única del sistema español que discrimina en función del patrimonio con que cuenta la persona que adquiere la herencia, y establece tipos máximos hasta el 81,6%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad