Gerard Piqué construye su casa en La Cerdanya junto a la de Jordi Pujol Jr

stop

El futbolista del Barça, que está levantando su segunda residencia en el pueblo de Bolvir, será vecino de la dueña de Coca-Cola, el presidente de Planeta o el de Pronovias

Vistas de la nueva casa de Gerard Piqué en el pueblo de Bolvir. / L.M.

Barcelona, 28 de marzo de 2016 (01:00 CET)

Bolvir es un pequeño pueblo de solo 373 habitantes junto a Puigcerdà, en la comarca de La Cerdanya. Ahora, esta minúscula población del Pirineo tendrá unos nuevos vecinos que le aportarán al mismo tiempo el glamour de la música y el del deporte. Gerard Piqué y Shakira están construyendo una casa en el corazón de Bolvir, junto a la iglesia de la localidad.

El futbolista y la cantante tendrán así la posibilidad de esquiar junto a sus dos hijos, Milan y Sasha, en las cercanas pistas de esquí. La nueva casa de los Piqué, cuyas obras ya han comenzado, se sitúa a escasos metros de la de Jordi Pujol Ferrusola, el hijo mayor del ex presidente de la Generalitat, que también escogió Bolvir como lugar de veraneo.

Tanto la nueva casa del futbolista como la de Pujol están en el interior del pueblo, que cuenta con un par de restaurantes, una tienda de comestibles, una farmacia y un centro deportivo. Además, Bolvir acaba de estrenar un colegio de primaria que tiene ya 23 alumnos.

Refugio de la burguesía catalana

La zona es la preferida del empresariado catalán para pasar los fines de semana. No obstante, la mayoría de la burguesía ha construido sus casas a las afueras del pueblo, en un área de relumbrón junto al conocido hotel La Torre del Remei.

 En el camino que lleva de Bolvir a Puigcerdà tienen residencia la propietaria de la distribuidora europea de Coca-Cola, Sol Daurella; el presidente del grupo Planeta, José Creuheras; el editor de La Vanguardia, Javier Godó; o el constructor José Luis Núñez, entre otros conocidos empresarios. En breve, se sumarán al vecindario la familia Piqué.

En Barcelona, Gerard Piqué y Shakira vivían en una urbanización exclusiva en Esplugues de Llobregat, a mitad de camino entre la Ciudad Deportiva de Sant Joan Despí y el Camp Nou, y tenían como vecinos a otros compañeros del F.C. Barcelona, como Andrés Iniesta, Dani Alves, Adriano y Claudio Bravo. Pero en mayo del año pasado decidieron regresar a Barcelona, y compraron una fabulosa mansión en la avenida Pearson, en el barrio de Pedralbes, por cinco millones de euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad