Grífols a Mas: “Siga adelante, no se arrugue”

stop

DEBATE SOBERANISTA

Victor Grífols y Artur Mas./EFE/Alejandro Garcia

03 de abril de 2014 (19:50 CET)

¿Sorpresa? ¿Una interpretación errónea? Apoyo, en todo caso, en las decisiones que tome el President Artur Mas. Es lo que ha hecho el presidente de la multinacional Grifols, Víctor Grífols, al asegurar que en cualquier proyecto lo más importante es la constancia. Pero, en pleno pulso de Mas con el Gobierno español para poder celebrar una consulta soberanista, las palabras del empresario suponen un claro apoyo: “Siga adelante, no se arrugue”, ha asegurado Grífols.

Grífols, el máximo dirigente de la empresa de hemoderivados, ha querido arropar a Mas, y el President, atrapado políticamente en estos momentos, ha agradecido el mensaje en la inauguración de la nueva planta de fraccionamiento de plasma de la compañía en Parets.

El empresario ha insistido: “Con firmeza y determinación se puede llegar muy lejos”, ha afirmado, en referencia a su propia empresa, pero con una clara referencia también al proyecto de Mas. “Este mensaje también se lo paso a usted. Sé que lo está pasando difícil. Tiene determinación. Siga adelante, no se arrugue”, ha concluido.

El coraje de Grífols, el de Mas

En ese contexto, el president Mas no podía desaprovechar la ocasión. Y ha agradecido “la valentía y el coraje” de Grífols. El President ha querido destacar la labor de la empresa, y sus inversiones en Estados Unidos, en España y en Catalunya. Y, por tanto, ante los mensajes “apocalípticos” de algunos, “el sentido común se acaba imponiendo en la economía”.

En este momento, las palabras de Grífols suponen un apoyo a Mas, que afronta los próximos meses con una gran incertidumbre. El verano se acerca, y con la Diada, la presión del movimiento independentista favorable a la consulta del 9 de noviembre será enorme. Queda la duda de si Grífols le ha pedido determinación a Mas para insistir en la negociación con el Gobierno central, o para convocar directamente la consulta.

Pero eso nadie lo sabe. Ni los propios dirigentes de CiU saben qué pasará entre la Diada del 11 de septiembre y el 9 de noviembre.

Una salida para el conjunto del país

Mas ha situado a Grifols como un claro ejemplo de una empresa multinacional orientada a la exportación. Y, sobre su salida a bolsa, ha querido trazar un paralelismo con la situación del proyecto soberanista. La compañía, a su juicio, tenía dos opciones: “Inclinar la cabeza y dejarlo, o enfrentarse a las circunstancias y continuar". Y continuó. Por tanto, él también continuará. Ese mensaje de superación funcionó para la empresa de Grífols, “ha funcionado en Catalunya en muchos momentos y ahora debe funcionar para el conjunto del país".

Un respiro para Mas. De momento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad