Personal sanitario del Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti) de Badalona observan las labores de desinfección que la Unidad Militar de Emergencias (UME) realizó en marzo pasado. /EFE/ Quique García

Un hospital catalán prueba la vacuna de la tuberculosis con el covid

stop

Can Ruti se suma a un proyecto de la Fundación Bill & Melinda Gates para buscar una alternativa mientras no llega la vacuna contra el coronavirus

Economía Digital

Personal sanitario del Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti) de Badalona observan las labores de desinfección que la Unidad Militar de Emergencias (UME) realizó en marzo pasado. /EFE/ Quique García

Barcelona, 19 de octubre de 2020 (20:05 CET)

Un hospital catalán investiga si la vacuna contra la tuberculosis podría proteger temporalmente del contagio de covid-19. El Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, más conocido por Can Ruti, investiga esta posibilidad junto a otros centros de Australia, Inglaterra y Holanda con el apoyo económico de la Fundación Bill & Melinda Gates.

Can Ruti se ha sumado al estudio internacional para determinar si la vacuna BCG (Bacil de Calmette-Guérin) contra la tuberculosis resulta efectiva para proteger temporalmente contra la covid-19. Si el resultado es positivo, podría ser usada por el personal sanitario, el más expuesto a la pandemia.

Según informó el Hospital de Can Ruti a la agencia Efe, se trata de un estudio para probar los posibles efectos protectores de la vacuna BCG. Esta genera un "impulso" temporal del sistema inmunitario y que podría ser útil mientras no se desarrolle otra vacuna específica contra el coronavirus.

“Este refuerzo inmunitario puede ofrecer protección extra en el caso de infección por COVID-19, por lo que esperamos que se reduzca el número de personas afectadas por el virus y se alivien los casos de infección”, indicó el jefe del grupo de investigación del Institut de Recerca Germans Trias i Pujol, José Domínguez.

El arsenal de fármacos aún es limitado

Según este investigador, la BCG también protege contra otras infecciones respiratorias, por lo que, de funcionar, serviría para complementar el "limitado arsenal de fármacos" del que disponen los centros de salud para luchar contra la pandemia.

Se trata de un ensayo controlado, que funciona a base de vacuna y placebo, y en el que pueden participar todos los profesionales que trabajan en el hospital y tengan contacto directo con pacientes.

Tras la administración de la dosis, se llevará a cabo un seguimiento de los participantes durante un año, de modo que se considerará efectiva la vacuna si durante este tiempo se han producido considerablemente menos infecciones en los voluntarios que han recibido la BCG.

Este estudio, llamado BRACE trial, nació la pasada primavera en el Murdoch Children's Research Institute de Australia. Posteriormente se han sumado a la investigación centros de Inglaterra, Holanda y el Hospital de Can Ruti.

Can Ruti en marzo pasado otra investigación sobre el tratamiento de pacientes de Covid-19 con hidroxicloroquina. Las pruebas demostraron que no aportaba una mejora significativa. Esta investigación fue liderada por los doctores Bonaventura Clotet y Oriol Mitjà.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad