La facultad de medicina de Toni Trilla mantiene los exámenes presenciales masivos pese al covid

Los alumnos de medicina consideran un riesgo sanitario que se les convoque a exámenes de más de cien personas en los que se producen aglomeraciones

Alumnos de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona esperan en el pasillo para poder entrar en el aula donde se realizará el examen.

Las universidades catalanas han reemprendido los exámenes presenciales masivos pese a las protestas de los estudiantes. Consideran que estas evaluaciones, que suelen reunir a más de un centenar de alumnos, pueden ser potenciales focos de contagio de covid-19. Entre los que más protestan se encuentran los estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona (UB), cuyo decano es Antoni Trilla, epidemiólogo del Hospital Clínic, que no se cansa de reclamar a la Generalitat medidas más contundentes para luchar contra la pandemia de coronavirus.

Todas las universidades públicas catalanas programan desde este enero exámenes masivos por primera vez desde que se decretó el primer estado de alarma en marzo pasado. Precisamente, la Facultad de Medicina de la UB realizó una evaluación este 8 de enero en la que, según relatan los propios alumnos, se produjeron aglomeraciones en el momento de acceder a las aulas asignadas.

Unos alumnos que se examinaron aquel día aseguran que se produjo una concentración de estudiantes en el pasillo de acceso a las aulas porque se les iba llamando de uno en uno a medida que se pasaba lista. “Era como estar en el metro en hora punta”, afirma uno de los examinados.

La evaluación consistía en un test con 120 preguntas. La prueba duró cerca de dos horas. Aunque todos llevaban mascarilla y guardaban distancia de seguridad dentro de las dos aulas en las que se les distribuyó, insisten en que la “logística” falló porque se produjeron aglomeraciones.

Además, hay alumnos que conviven con personas de riesgo y otros que se tuvieron que desplazar desde fuera de Barcelona.

La Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona convoca a más de 200 alumnos a un examen presencial en plena pandemia

La Facultad de Medicina repetirá este viernes otro examen masivo con cerca de 240 alumnos, aunque repartidos en dos aulas y en turnos de mañana y tarde. No obstante, uno de los convocantes insiste en que es una “barbaridad” el sistema de pasar lista para poder entrar a las aulas porque se provocan concentraciones.

Marc Herrero, portavoz del Sindicat d’Estudiants de la UB, precisa que esta situación se repite en la mayoría de universidades. Lo califica de “barbaridad”, aunque el Procicat (organismo de la Generalitat que propone las medidas contra la pandemia) sigue amparando la realización de exámenes presenciales.

Herrero indica que desde la Secretaria de Universidades de la Generalitat se les insiste en que no son necesarias más medidas para garantizar la seguridad sanitaria porque no hay riesgo de contagio en las aulas. No obstante, subraya que estas pruebas suponen un riesgo para la salud y que no se están evitando las aglomeraciones.

La Generalitat ha dejado en manos de las universidades y de los decanatos de las facultades el tipo de pruebas de evaluación que someterán a los alumnos. Justifican las evaluaciones presenciales para evitar que los alumnos “copien”. En cambio, estos proponen que se les sometan a otro tipo de pruebas online con las que se compruebe su capacitación.

Precisamente, durante esta semana se concentran la mayoría de examenes presenciales. Hasta el momento, las imágenes que facilitan los estudiantes y que publican en las redes sociales no dejan lugar a dudas. Salta a la vista que se producen cuellos de botella y aglomeraciones en los accesos a las aulas donde se realizan las evaluaciones.