Marcha en el centro de Barcelona con motivo dela huelga general del 21 de febrero convocada por Intersindical-CSC y IAC-CATAC en solidaridad con los acusados del juicio del 'procés'. /EFE/Toni Albir

La huelga solo impacta en los centros que dependen de la Generalitat

stop

Los convocantes de la huelga general en Cataluña aseguran que tiene una alta incidencia, aunque solo es perceptible en educación, sanidad y transporte

Economía Digital

Marcha en el centro de Barcelona con motivo dela huelga general del 21 de febrero convocada por Intersindical-CSC y IAC-CATAC en solidaridad con los acusados del juicio del 'procés'. /EFE/Toni Albir

Barcelona, 21 de febrero de 2019 (14:30 CET)

La huelga general independentista convocada para este jueves en Cataluña ha fracasado. No ha sido una huelga ni mucho menos general. Se convocó en solidaridad con los acusados del juicio del ‘procés’. Los paros tan solo han afectado a los centros y servicios públicos que dependen de la Generalitat.

Los consejeros de la Generalitat suspendieron su agenda pública coincidiendo con la huelga, excepto los que estaban presenten en el juicio que durante toda la jornada se sigue en el Tribunal Supremo contra Oriol Junqueras y otros once promotores del referéndum de independencia.

La huelga no ha tenido ninguna incidencia en la industria ni en el comercio. No obstante, los paros en el transporte y el corte de carreteras retrasó, en casos puntuales, el acceso de los trabajadores a sus puestos.

La incidencia más significativa se registró en el sector del transporte público, la sanidad y la enseñanza, que dependen del gobierno de Quim Torra. Sin embargo, los sindicatos convocantes insisten en la elevada participación.

Los sindicatos Intersindical-CSC y USTEC, convocantes de la huelga, consideran que tiene "una alta incidencia" en sectores como la enseñanza y la sanidad. Subrayaron el "impacto" en el tránsito.

Volumen de tráfico

El portavoz de la Intersindical-CSS, Sergi Perelló, indicó que el volumen del tráfico en el área metropolitana bajó un 11,4%. Insistió en que con motivo de la huelga general del 2012, que fue convocada por CCOO y UGT, el descenso fue del 12%. Estas dos grandes centrales sindicales no secundan los paros de este jueves.

Según Perelló, "hay un amplio seguimiento” en las universidades y en los centros sanitarios que dependen del Instituto catalán de la salud, “donde sabemos que ha habido un 25 por ciento de seguimiento".

Sobre la actuación de los Mossos d'Esquadra, Perelló indicó que "no nos parece correcta, porque en algunos lugares han actuado en contra del derecho de manifestación".

Según el portavoz del sindicato de maestros USTEC, Ramon Font, la incidencia ha sido “muy alta” en el sistema educativo. Incluso la situó “por encima de la huelga que tuvimos el pasado 8 de noviembre de 2017, que fue secundada por unos 30.000 docentes en la pública y 6.000 en la privada".

La huelga ha tenido un amplio seguimiento entre los estudiantes de las universidades públicas, pero menor en las privadas.

Según datos de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), en la mañana de este jueves el seguimiento de la huelga en el metro era del 78,2% (en las líneas automatizadas no se produjo ninguna afectación) y en las de autobús, del 95%. Sin embargo, se cumplieron los servicios mínimos.

En los Ferrocarrils de la Generalitat y en el servicio de cercanías de Renfe también se cumplieron los servicios mínimos.

Los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) cortaron las principales carreteras catalanas tal como anunciaron. Interrumpieron el tráfico en la Gran Vía y en la Diagonal de Barcelona. También en la autopista AP-7 en ambos sentidos en Vilobí d'Onyar (Girona), en L'Hospitalet de l'Infant (Tarragona) y en Llinars del Vallès (Barcelona). También la A-2 a la altura de Tàrrega (Lleida) y en otras muchas vías. Los Mossos d’Esquadra practicaron detenciones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad