Jordi Pujol: "Si ahora hubiese un referéndum, yo votaría por la independencia"

stop

ELECCIONES 25N

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, saluda al ex presidente Jordi Pujol / EFE

05 de noviembre de 2012 (12:13 CET)

El expresident de la Generalitat, Jordi Pujol, sigue siendo el gran referente del nacionalismo catalán, y su presencia habitual en los medios de comunicación ha permitido que se sigan escuchando con atención sus mensajes políticos.

Consciente de ello, de su ascendente en la sociedad catalana, y consciente de que CiU sigue sin tener la mayoría absoluta, Pujol ha proclamado este lunes que si ahora hubiera un referéndum “votaría por la independencia”.

En los últimos años, Jordi Pujol ha evolucionado, sin pensar o sin importarle si ese cambio político podía o no desbaratar su obra de gobierno. De hecho, considera que su apuesta por la independencia ha sido un proceso casi natural ante la imposibilidad de encontrar una respuesta por parte de los gobiernos españoles para lograr el encaje de Catalunya en España.

El resorte de la sentencia sobre el Estatut

Así, Jordi Pujol, en una entrevista en la Cadena Ser, ha admitido que su actual opción política es relativamente reciente. “No podía haberlo imaginado hasta hace dos o tres años”, ha asegurado.

El cambio, el resorte, compartido por muchos catalanes, fue, según Pujol, la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut. “La sentencia sobre el Estatut es lo que a mí me afectó. Fue una auténtica vergüenza”, ha afirmado.

La idea del expresident es que seguir en la misma situación comportaría para Catalunya “efectos aniquiladores”. Y ve viable la independencia en comparación con otros países que la han conseguido como Estonia, Eslovenia o Eslovaquia, que son “mucho menos que Catalunya”.

Respecto a sus años de president ha admitido una cierta “ingenuidad” al entender que se podía establecer un mayor entendimiento entre Catalunya y España, y ha lamentado algunos mensajes que vienen a decir que “un niño de Huelva” si llega a Catalunya no podrá entender nada.

Una puerta abierta al diálogo

Pero si Jordi Pujol alienta el proceso independentista, con el objeto de que CiU logre una mayoría absoluta, que, de momento, ninguna encuesta ha dado por segura, el president Artur Mas ha querido este lunes ofrecer un mensaje favorable al diálogo.

En un almuerzo en el foto de debate Primera [email protected], Mas ha asegurado que percibe “algún movimiento, muy débil todavía, que apunta a una cierta reflexión por parte del Estado de si las cosas se han hecho razonablemente bien”, en relación con Catalunya.

Mas ha insisisto, sin embargo, en la debilidad del mensaje: “Cómo es tan débil no me atrevo a decir que sea una puerta abierta a la esperanza porque es muy débil".

El poder de las urnas

Pero el president ha valorado un primer esfuerzo de entendimiento que se expresa en el manifiesto firmado por decenas de intelectuales españoles a favor del federalismo:

“Me quedo con que este manifiesto dice una cosa que estamos reiterando: que si es cierto que en Catalunya existe esta voluntad mayoritaria del pueblo catalán en la línea de ser consultado y de configurar eventualmente las estructuras de un Estado propio, se ha de escuchar y encontrar vías para resolver esta voluntad manifestada en las urnas".


Mas ha reiterado que buscará el consenso con todos los partidos para seguir el camino trazado sobre el referéndum, aunque logre una mayoría absoluta, que, en cualquier caso, ha vuelto a pedir con la expresión de “mayoría excepcional”.

Pese a todo, Mas estaría buscando una puerta abierta para establecer algún diálogo con el Gobierno español tras las elecciones del 25N.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad