Sànchez, antes de empezar la rueda de prensa que concedió este jueves esde la prisión de Soto del Real. EFE

Jordi Sànchez se enreda para forzar al PSOE a un referéndum

stop

Jordi Sànchez protagoniza su primera rueda de prensa en prisión y reclama para JpC el voto útil para forzar el referéndum y evitar un pacto PSOE-Cs

Iván Vila

Economía Digital

Sànchez, antes de empezar la rueda de prensa que concedió este jueves esde la prisión de Soto del Real. EFE

Barcelona, 18 de abril de 2019 (16:26 CET)

Jordi Sànchez ha tratado este jueves de terciar en los mensajes contradictorios que Junts per Catalunya (JpC) ha estado lanzando desde que arrancó la campaña en torno a las condiciones que pondrá a Pedro Sánchez para dar apoyo a su eventual investidura tras los comicios del 28 de abril. Y ha acertado a decir que, si el presidente quiere quiere contar con los votos de JpC para reeditar su cargo, la condición "indispensable" es que tendrá que "asumir que el referéndum forma parte de la solución". Lo que signifique esa asunción sigue siendo un asunto que la formación puigdemontista no quiere o no puede concretar.

Tras la autorización recibida por el Tribunal Supremo, Sànchez ha portagonizado una rueda de prensa mediante videoconferencia desde el centro penitenciario de Soto del Real, la primera desde que ingresó en prisión en octubre de 2017, y la ha aprovechado para insistir en las condiciones para que JpC vote a favor de la investidura sin salirse de los ambiguos términos habituales en su partido. 

El propio expresidente de la ANC; los números uno por Tarragona y Lleida, Josep Rull y Jordi Turull, y el alcaldable por Barcelona, Joaquim Forn, publicaron el pasado sábado una carta en La Vanguardia en la que se decantaban por "hacer posible un gobierno estable" del PSOE siempre que Pedro Sánchez "no niegue el referéndum de autodeterminación como una de las opciones de solución". 

Sin líneas rojas

Pero, a la hora de comentar la carta, la número dos por Barcelona, Laura Borràs, endureció el discurso y dijo que su formación exigiría al PSOE "el ejercicio del derecho de autodeterminación". Sànchez trató de minimizar el cortocircuito, uno más de una formación que va camino de convertir la ambigüedad y la farragosidad de su discurso en marca de agua.

"No estamos exigiendo el referéndum antes de la sesión de investidura. Somos responsables y conocemos las dificultades que hoy tiene el sistema político español", abundó. "Lo que no podemos aceptar es que un candidato nos pida nuestro apoyo y no tenga la voluntad de aceptar las propuestas de solución que ponemos sobre la mesa".

No, no es que aclare mucho. Menos aún teniendo en cuenta que insistió en varias ocasiones en que su partido no extenderá cheques en blanco pero tampoco pondrá "líneas rojas". Al contrario que Borràs, que el sábado dijo que sí había dos muy claras: la autodeterminación y "el fin de la represión". 

¿Y la rotundidad con la que Pedro Sánchez y el resto de líderes socialistas están dejando claro que ni hay ni habrá derecho de autodeterminación? Para el candidato de JpC, "en campaña se dicen muchas cosas", pero, tras las elecciones, "la realidad, el pragmatismo y el sentido de la responsabilidad" llevarán al presidente a "rectificar" y, "tarde o temprano", a aceptar el referéndum.

El candidato independentista, en todo caso, reclamó para JpC no solo el voto útil para forzar un referéndum, sino también el que sirve para garantizar que no haya acuerdo de gobierno entre los socialistas y Cs, que, según las advertencias que lanzan los independentistas, equivaldría a la aplicación de un nuevo 155 que el partido naranja lleva en su programa. 

"No toca" hablar de indultos

El de las condiciones para la investidura no es el único cortocircuito en el seno de su candidatura sobre el que el Sànchez intentó pasar de puntillas. El otro fue el de los indultos en caso de sentencia condenatoria en el juicio del procés. Él había reiterado su rechazo a solicitar la medida de gracia, pero JpC ha incluido igualmente esa petición en su programa.

Preguntado sobre el asunto, Sànchez echó pelotas fuera. Dijo que su causa, que equiparó a "un juicio de faltas" en virtud de lo que se ha visto hasta ahora en el Supremo, se tiene que dirimir en los tribunales, y alegó que no debería ser materia de la campaña electoral. Este jueves, recurrió a la máxima pujoliana y alegó que ahora "no toca" hablar de posibles indultos, sino de la fuerza que tendrá su formación a la hora de volver a sentarse en la mesa con Pedro Sánchez.

Sànchez recogerá el acta del Congreso

Al menos, Sánchez sí fue rotundo en una cuestión. Si el domingo fue el líder y candidato de ERC, Oriol Junqueras, quien aseguraba en una entrevista en Nació Digital que tras las elecciones recogerá el acta de diputado en las Cortes, lo que comportará su renuncia al escaño que aún ostenta, aunque esté suspendido, en el Parlament, este jueves fue el candidato de JpC quien confirmó que tanto él como Rull y Turull, en caso de obtener plaza en el Congreso, harán lo mismo y también la ocuparán, renunciando en consecuencia a la que tienen en la cámara catalana.

Es decir, que si los tres son elegidos, el independentismo estará en disposición de recuperar la mayoría en el Parlament, como ya avanzó Economía Digital, porque los votos de Sànchez, Rull y Turull hace meses que no se utilizan, al haberse negado estos, como también hizo el expresident Carles Puigdemont, a designar un sustituto que vote por ellos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad