Junqueras negocia los presupuestos sin saber cuánto dinero tendrá

stop

El departamento de Economía y la CUP vuelven a reunirse, con los mismos equipos que fracasaron hace tres meses, pero con un nuevo clima de diálogo

Josep Maria Casas

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont charlan durante una reunión del gobierno en el Palau de la Generalitat / EFE/Alejandro García
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont charlan durante una reunión del gobierno en el Palau de la Generalitat / EFE/Alejandro García

Barcelona, 10 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

El vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras, está negociando los presupuestos del 2017 con la CUP tres meses después de que, en el parlamento, los anticapitalistas vetaran las cuentas con su enmienda a la totalidad y forzaran al presidente Carles Puigdemont a someterse a una cuestión de confianza.  

Los equipos negociadores son los mismos, sus planteamientos son similares a los que expusieron hace tres meses durante el trámite parlamentario, pero el clima del diálogo ha cambiado: a tenor de las declaraciones públicas de los diputados de la CUP, estos están dispuestos a salvar al presidente Puigdemont, a negociar los presupuestos, a no presentar otra enmienda a la totalidad, aunque nunca han dicho que votarán a favor de las cuentas.  

Acuerdan el calendario y la metodología de las encuentros  

En su primera reunión, el martes pasado, el equipo del departamento de Economía, liderado por su secretario general, Pere Aragonès, y el de la CUP, encabezado por la diputada Eulàlia Reguant, se limitaron a acordar la metodología de estos encuentros. Fuentes de Economía precisan que en este primer contacto tan sólo se acordó la "logística" de las reuniones, sin entrar en propuestas concretas, que se analizarán a partir de la próxima semana.  

Las fuentes consultadas indican que desde el gobierno central, en funciones desde hace diez meses, no se han concretado las trasferencias previstas para 2017 ni tampoco el importe pendiente de la liquidación de 2015. Los equipos negociadores trabajarán sobre previsiones de ingresos, con el riesgo que después no se ajusten a la realidad.  

El vicepresidente tiene un escaso margen económico y político  

Las cuentas no pueden ser muy distintas de las que presentó Junqueras al parlamento catalán el pasado junio y que luego fueron abortadas por la CUP. Junqueras anunció su predisposición a incluir una partida para el referéndum de independencia. No obstante, el vicepresidente tienen un escaso margen económico y también político: aceptar según qué propuestas de los anticapitalistas, por lo que se refiere al techo de déficit o al gravamen de las rentas más altas, supondría un conflicto con el partido de Carles Puigdemont.  

Junqueras planea tener a punto el anteproyecto de presupuestos para que se pueda llevar al parlamento en octubre. En el entorno del vicepresidente se asegura que el fracaso del pasado junio no juega en contra, sino a favor.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad