La cúpula del PSOE reclama aplazar su congreso ante la sombra de nuevas elecciones

stop

Pedro Sánchez y Susana Díaz podrían luchar por el liderazgo en un cónclave previsto para finales de mayo, justo en vísperas de la campaña electoral del 26J

Pedro Sánhez, durante su segunda sesión de investidura. / EFE

Barcelona, 28 de marzo de 2016 (13:10 CET)

La convocatoria de unas nuevas elecciones, previstas para el 26 de junio, han llevado al PSOE a aplazar su congreso, que podría debilitar internamente a los socialistas. La dirección del PSOE ha propuesto a las distintas federaciones territoriales dejar para otra fecha un congreso previsto inicialmente para los días 21 y 22 de mayo. Pedro Sánchez se sometería a la reelección como secretario general, pero con una adversaria de calado, Susana Díaz, la presidenta de la Junta de Andalucía.

Ante esa posibilidad, la cúpula socialista considera que existe el consenso necesario para trasladar la fecha. La decisión, sin embargo, la deberá tomar el comité federal del partido. La consulta a la militancia, en el caso de que se hubieran presentado más de un candidato a la secretaría general, estaba prevista para el 8 de mayo.

La agenda institucional y Susana Díaz

Susana Díaz, no obstante, ha recordado en las últimas semanas que la "agenda institucional" debía estar "por encima de la agenda orgánica". Ello implica que el congreso del PSOE debe quedar en un segundo plano, si se convocan nuevas elecciones, o si en las próximas semanas Pedro Sánchez logra la abstención de Podemos para su investidura como presidente del Gobierno. La fecha límite para ello es el 2 de mayo. Si en ese momento no hay un nuevo presidente, se convocarán de forma automátiva elecciones generales para el 26 de junio.

Inicialmente, tras los resultados del 20 de diciembre, y en una reunión del comité federal del PSOE, el 28 de diciemebre, se pudo comprobar las distintas posiciones. Las direcciones del PSOE en Andalucía, Asturias y Castilla-La Mancha reclamaron mantener la agenda del congreso, previsto para febrero. La decisión final se tomó el 30 de enero.

La cúpula del PSOE, los más estrechos colaboradores de Pedro Sánchez, optó por convocar el congreso para los días 18 y 19 de junio. El otro sector, basado en esas federaciones territoriales ya apuntadas, querían que fuera a principios de mayo. Y finalmente se acordó que fuera el 21 y 22 de mayo, con la consulta a los militantes para el 8 de mayo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad