La desconexión en Cataluña sigue para alimentar a más enchufados

stop

El director del Instituto de Estudios del Autogobierno, Carles Vivier, se niega a presentar los estudios que realiza sobre la "desconexión" aunque cobra como un consejero

J. M. C.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante una reunión del Gobierno catalán. EFE/Alejandro García
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante una reunión del Gobierno catalán. EFE/Alejandro García

Barcelona, 14 de diciembre de 2016 (15:41 CET)

Pese a que el Tribunal Constitucional ha suspendido la hoja de ruta para el referéndum independentista de 2017, Carles Viver Pi-Sunyer, director del Instituto de Estudios del Autogobierno, ha confirmado este miércoles en el parlamento catalán sigue trabajando en ello por encargo "expreso" del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (JXSI).

Viver defendió el papel que juega el Instituto de Estudios del Autogobierno como asesor del Ejecutivo catalán en el "proceso de desconexión". Sin embargo, no presentó los estudios que realiza, con el argumento de que no se han acabado, tal y como reclaman los grupos parlamentarios de la oposición. Puigdemont pidió en abril pasado a Viver que explorase la posibilidad de un referéndum de independencia pactado con el Estado. No obstante, Viver dio esta vía por imposible por la negativa del PP, PSOE y de Ciudadanos (C's).

El "gran negocio" del proceso independentista  

Carles Carrizosa, diputado de C's, señaló que el proceso independentista se ha convertido en "un gran negocio" por la ingente cantidad de estudios y recursos que destina el gobierno de la Generalitat a entidades como la que dirige Viver.

También recordó que cobra un sueldo de 109.000 euros brutos anuales, "como un consejero" del gobierno, y que en el pasado fue vicepresidente del Tribunal Constitucional.

Ferran Pedret, del PSC, exigió la entrega de los estudios que han realizado sobre "un hipotético estado independiente". El diputado socialista le reprochó una actitud de "obstrucción" por la negativa a presentarlos.  

Lluís Rabell, presidente del grupo de Catalunya sí que es pot (CSQP), mostró su preocupación por el hecho que "se hacen esfuerzos ingentes para resolver algo que no tiene fuerza social", en referencia al proceso independentista.  

Esperanza García, del PP, atribuyó a Viver la preparación de "un golpe de Estado". Calificó al instituto que dirige de ser un "obscuro y destructivo comité de operaciones" de una intentona golpista.

Anna Gabriel, de la CUP, le animó a desobedecer a los tribunales, incluso al Constitucional, como están realizando los representantes de esta formación con la quema de fotos del rey Felipe VI.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad