La distribuidora del agua que causó el brote gastroenteritis apunta a la embotelladora

stop

Más de 2.000 personas están afectadas tras beber de las garrafas y bidones instalados en 925 empresas

Lote de agua que distribuye en España Eden Spring / EDEN

Barcelona, 19 de abril de 2016 (11:34 CET)

La empresa distribuidora de los bidones de agua mineral que han causado más de 2.000 infecciones de gastroenteritis en empresas de Barcelona y Tarragona ha apuntado este martes a la embotelladora del agua en Andorra como posible origen del brote.

Un total de 2.020 personas estaban afectadas hasta ayer por el brote de gastroenteritis detectado la semana pasada en Barcelona y Tarragona, tras beber agua embotellada en garrafas o bidones instalados en 925 empresas.

El secretario de la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT), Joan Guix, explicó el lunes que aún desconocen el origen del brote, aunque ya insinuó que el problema podría estar en el proceso de envasado, que se lleva a cabo en una planta en Andorra, después de no hallar ninguna anomalía en la revisión efectuada en la empresa distribuidora Eden Springs.

Retirada preventiva de 6.000 garrafas

La empresa Eden Springs España, que fue la que distribuyó el agua, retiró la semana pasada de forma preventiva más de 6.000 garrafas de 19 litros de agua de la marca Font d'Arinsal en las provincias de Barcelona y Tarragona.

En un comunicado, Eden Springs España ha lamentado "profundamente el malestar de los afectados por el brote de gastroenteritis" y comparte "la preocupación de nuestros clientes".

La empresa ha agradecido al Departamento de Salud de la Generalitat "la diligencia y estrecha colaboración mostradas a lo largo de estos últimos días". La distribuidora ha subrayado que en la "correspondiente investigación a Eden España, no se ha detectado ninguna anomalía".

El problema puede estar en Font d'Arinsal

"No obstante, seguimos adelante con nuestras investigaciones para identificar la causa. Asimismo, dado que las autoridades consideran que la posible fuente del problema podría ser el agua de la embotelladora de Font d'Arinsal, en Andorra, estamos a la entera disposición de las autoridades catalanas y andorranas para colaborar con sus investigaciones", ha concluido la empresa.

Los resultados de los cultivos realizados a distintos afectados apuntan, según explicó ayer Guix, que se trata de un norovirus, un microorganismo causante de la mitad de casos de gastroenteritis.

Las autoridades andorranas están llevando a cabo una investigación sobre cómo se puede haber contaminado el agua, cuyos resultados serán posteriormente enviados a laboratorios catalanes para comparar las muestras de agua, y se calcula que el proceso concluirá en un mínimo de diez días.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad