La familia Pujol está obligada a abonar casi cinco millones a Hacienda

stop

Cuatro hijos del ex presidente y su mujer han regularizado los fondos en el extranjero con una sanción del 120%

El ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol y Marta Ferrusola | EFE

25 de julio de 2014 (20:28 CET)

La familia de Jordi Pujol regularizó el dinero que tenía en paraísos fiscales a mediados de julio pasado y después de la amnistía ideada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Como el propio ex president de la Generalitat reconoce en su carta, el marco legal establecido desde entonces “penaliza extremadamente” las regularizaciones posteriores. Fuentes cercanas a la familia aseguran que la cifra depositada en una entidad bancaria andorrana se aproxima a los cuatro millones de euros, pero que la puesta al día con Hacienda, incluyendo las sanciones, podría ascender a los cinco millones de euros.

Expertos fiscalistas han corroborado a Economía Digital que la sanción de la Agencia Tributaria se produce tras presentar una declaración voluntaria y complementaria mediante el llamado modelo 720. Tras concluir la última amnistía fiscal, Hacienda aprobó una legislación que eleva las sanciones por declaraciones de fondos opacos en el extranjeros hasta el 120% del total de la cantidad que se quiere legalizar.

Dos millones abonados

En consecuencia, la familia Pujol Ferrusola habría comprometido en las últimas semanas casi cinco millones en pagos al erario público tras declarar los cuatro millones depositados en sucursales de banca andorrana. De acuerdo con expertos próximos a la familia, los Pujol habrían pagado ya alrededor de dos millones de euros, mientras están a la espera de la respuesta de Hacienda para hacer efectivas las cantidades restantes hasta los casi cinco millones que adeudarán.

De acuerdo con informaciones cercanas a la familia del ex presidente, en esta regularización sólo habrían participado cuatro hijos y la esposa, Marta Ferrusola. Otros hijos habrían repatriado sendos importes y regularizado en otros momentos. Tras conocerse que entre 2010 y 2011 habían realizados movimientos bancarios sobre esas cantidades, la familia pidió consejo a asesores para ver cómo pilotar el estallido del caso.

Tensiones familiares

Las investigaciones que el juez Pablo Ruz mantiene sobre el patrimonio del mayor de los hijos hizo sospechar a los Pujol que, tarde o temprano, la información iba a resultar de dominio público. El pasado viernes, el patriarca divulgó un comunicado en el que se hacía único responsable. Las declaraciones complementarias paralizan, por otra parte, las eventuales responsabilidades penales que pudieran emanar de la comisión de un delito de fraude fiscal contra la Hacienda Pública.

La resolución del caso ha provocado no pocas tensiones en el seno de la familia. En los últimos días se produjo la dimisión de Oriol Pujol Ferrusola como diputado en el Parlament de Catalunya y unos días después llegó la confesión del padre.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad