La Generalitat pleitea contra Trias por el agua del Área Metropolitana

stop

'GUERRA DEL AGUA'

Artur Mas y Xavier Trias en las elecciones locales de 2011

25 de enero de 2013 (19:54 CET)

La guerra del agua en Catalunya se libra ahora en otro frente: el Área Metropolitana de Barcelona. La Generalitat ha presentado un recurso ante el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) contra el acuerdo del pasado 6 de noviembre mediante el cual se creó una sociedad mixta encargada de gestionar el ciclo integral del agua. La mayoría del capital de este grupo (85%) está en manos de Aguas de Barcelona (Agbar), la responsable de dar servicio a unos tres millones de catalanes los próximos 35 años.

Pero, al hacerlo, CiU también ha abierto una nueva herida interna en la federación nacionalista. La Generalitat se ha enfrentado contra el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, de su mismo partido. El político gobierna la capital catalana y fue el impulsor del nuevo modelo de gestión.

De hecho, en su día sólo contó con el apoyo del PSC para crear la empresa mixta y adjudicar su control a la gestora de aguas presidida por Ángel Simón. Esta decisión fue muy criticada por el resto de fuerzas políticas con presencia en la administración territorial. ERC y PPC se abstuvieron en la votación y ICV rechazó la propuesta.

Defensa de competencias

La decisión del Govern de Artur Mas ha caído como un jarro de agua fría en la plaza Sant Jaume. El responsable de interponer el recurso ha sido el departamento de Presidència, liderado por Francesc Homs, aunque su verdadero impulsor es Territori i Sostenibilitat, afirman fuentes del Govern.

Los portavoces de la conselleria encabezada por Santi Vila afirman que el único motivo por el que han recurrido ante el TSJC es por una “invasión de competencias”. Recuerdan que el Área Metropolitana solo gestiona el agua en baja, la distribución que se hace dentro de los municipios. Es la Generalitat la responsable del servicio desde el lugar en el que se capta el recurso hasta los depósitos de cabecera de las poblaciones, el agua en alta. “Cada administración defiende sus competencias”, afirman las mismas fuentes. Aunque ello comporte enfrentarse con Xavier Trias, como pasa en este caso.

Privatización de ATLL

La decisión de la Generalitat ya se ha interpretado en el sector como un enfrentamiento directo entre el departamento de Vila y Agbar, en el que Trias es el damnificado colateral. El Govern y Simón mantienen un pulso legal que el segundo ha amenazado que no será corto por la privatización de Aigües Ter Llobregat (ATLL). Precisamente, la empresa encargada de gestionar el agua en alta en el Área Metropolitana de Barcelona y su zona de influencia, recientemente privatizada a favor de Acciona.

Agbar pujó por quedarse con su gestión a lo largo de 50 años, pero su rival se llevó el gato al agua. La adjudicación también está en manos del TSJC, ya que el mismo organismo de transparencia de la Generalitat decretó que el consorcio de Acciona se tenía que quedar fuera del proceso pocos días después de la firma del contrato.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad