Agbar se consuela con el agua de Barcelona

stop

SERVICIOS

Ángel Simón, presidente de Agbar

06 de noviembre de 2012 (22:02 CET)

Agbar gestionará el agua de Barcelona y sus alrededores por 35 años más. El Área Metropolitana de la capital catalana (AMB) ha aprobado un convenio este martes --el mismo día que la compañía presidida por Ángel Simón ha perdido las adjudicaciones de ATLL y la del agua de Valencia-- para crear una nueva sociedad que engloba todos los servicios y da servicio a 3 millones de personas. La compañía será mixta, con el 85% del capital privado, y podría llegar a facturar cerca de 300 millones de euros anuales.

La sociedad será la encargada de gestionar el servicio de ciclo integral del agua, aprobado también este martes por la AMB. La iniciativa centraliza en un único ente "el suministro de agua potable o de abastecimiento de agua en baja, el servicio público de saneamiento en alta y la depuración de aguas residuales, y también incluye el servicio de regeneración de aguas residuales para otros usos", según consta en el orden del día.

En activo en 2013

Agbar y AMB constituirán la nueva compañía en lo que queda de este año y se espera que entre en funcionamiento a principios de 2013. Aigües de Barcelona hasta ahora gestionaba cerca del 80% del agua en baja del área metropolitana, pero no la depuración y el reciclaje. Con este convenio, la nueva compañía publico-privada asume el total de las competencias y tareas gracias a la cesión global de los activos de la Empresa Metropolitana de Saneamiento S.A. (EMSSA). Además, algunos municipios y la Generalitat también han cedido su gestión respecto a esos servicios.

Según fuentes conocedoras del proceso, la compañía podría facturará cerca de 250 millones de euros por el suministro y otros 30 millones por sanear el agua.

Votaciones y alegaciones


El nuevo modelo de servicio ha contado con los votos a favor de PSC y CiU, la abstención del PPC y ERC y el voto en contra de ICV. El proceso, iniciado en julio, ha estado marcado por varias alegaciones de índole muy diversa que se han presentado. Las críticas van desde que se ha hecho una adjudicación directa evitando pasar por un concurso público, hasta el propio nombre de la compañía. Entre los protagonistas de las críticas, se encuentra Acciona, la Agència Catalana del Aigua, Aguas de Valencia, EMSSA, ERC o ICV, entre otros. Todas han sido rechazadas por la AMB.

Por otro lado, este martes también se conoció que la Generalitat ha adjudicado a Acciona, competencia de Agbar, la gestión del agua en alta en el área metropolitana y nueve comarcas de su entorno (la que ofrece la empresa Aigües Ter-Llobregat). Así, el grupo que dirige José Manuel Entrecanales se encargará de gestionar el líquido desde su origen (los pantanos o las plantas desalinizadoras) hasta los depósitos de cabecera de las poblaciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad