La Generalitat propone a los ayuntamientos crear una nueva tasa sobre el agua

stop

REDUCIR DEUDA

La depuradora del Baix Llobregat

20 de junio de 2012 (19:53 CET)

La Generalitat ha encontrado una nueva manera de recortar parte de los 1.250 millones de euros de deuda de la Agència Catalana de l'Aigua (ACA): traspasar la gestión de las depuradoras a los municipios. Una dirección que asumirían ayuntamientos, consejos comarcales o entidades metropolitanas según los habitantes de la población y la situación de las estaciones de limpieza. Las dos partes están de acuerdo en este punto de la negociación, pero el pacto no es posible ante la propuesta actual del Govern catalán de que se cree un nuevo impuesto local sobre el agua.

La nueva tasa podría bajar la factura del servicio. De esta forma, el porcentaje que grava la limpieza del agua quedaría fuera del recibo, pero se pagaría igualmente con otra tasa de carácter local. Esta operación también permitiría mitigar una eventual subida del servicio tras la privatización de la empresa pública que se encarga de tratar el agua desde los pantanos a los depósitos de cabecera de los municipios, Aigües Ter Llobregat (ATLL), tal y como explican fuentes conocedoras de la operación a Economía Digital.

Pero las entidades municipalistas que participan en el proceso se han plantado en este punto. La Federació de Municipis de Catalunya (FMC), la Associació Catalana de Municipis (ACM) y la Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) proponen que el recibo del agua se quede tal y como está pero con el gravamen sobre la depuración separado en dos conceptos: el canon de saneamiento (ACA) y el mantenimiento (entidades locales).

Garantías

Por otro lado, también han exigido a la Generalitat que se sienta a negociar los puntos conflictivos del traspaso. En primer lugar, quieren que aclare a cuánto asciende la deuda que tiene contraída el servicio y “la que no está reconocida”. Es decir, la que se da tras las liquidaciones de presupuesto. El montante final reclaman que lo asuma como propio o la ACA o la Generalitat. “Si los ingresos de la venta de ATLL irán al Govern y no a la empresa pública, que la deuda corra la misma suerte”, comentan.

Asimismo, recuerdan que en Catalunya conviven modelos de depuradoras nuevas y otros muy viejos. Por lo que el coste del mantenimiento no será el mismo en los modelos más sostenibles que en los que están llegando al final de su vida útil.

Calendario

A pesar de las posiciones distanciadas, los implicados aseguran que hay voluntad de llegar a un acuerdo. Existen reuniones periódicas tanto técnicas como al más alto nivel. Están implicados el conseller de Territori i Sostenibilitat, Lluís Recoder; el presidente del ACA, Leonard Carcolé; el de la FMC, Manuel Bustos; el de la ACM, Miquel Buch; y el vicepresidente de AMB, Antonio Balmón.

El calendario que está encima de la mesa es firmar el traspaso como muy tarde a mediados de julio. Inicialmente, se tenía que cerrar antes de que terminara junio.

Sindicatos

Los sindicatos con representación en el ACA también rechazan la creación de nuevos impuestos, sea municipal o catalán. Fuentes de CCOO han propuesto a los alcaldes que vendan el agua depurada para otros usos, como el riego o el relleno de piscinas. “Es una práctica que ya se realiza en algunos municipios, como Teiá (Barcelona), y tiene éxito”, afirman los mismos interlocutores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad