La infanta Cristina da la cara antes de declarar por el 'caso Nóos'

stop

La hija del Rey don Juan Carlos ha llegado a los juzgados en coche y ha saludado a los periodistas

La infanta Cristina  a su llegada a los juzgados de Palma

08 de febrero de 2014 (09:54 CET)

Día histórico para la Casa Real. La infanta Cristina, hija del Rey Don Juan Carlos, ya ha llegado a los juzgados de Palma de Mallorca como imputada por el caso Nóos. Directa desde el aeropuerto, se ha dirigido a la sede judicial en coche y escoltada por un amplio dispositivo policial.

La expectación ha sido máxima por saber cómo afrontaba el paseíllo, pero finalmente ha dado la cara. La infanta ha bajado del coche con un semblante tranquilo y sonriente, ha saludado a los periodistas que se aglomeraban en la puerta del juzgado y ha entrado en el edificio diez minutos antes de la citación judicial.

Declaración trascendental

La declaración será trascendental, no sólo por la figura sino porque será determinante para que el magistrado José Castro decida si la sienta en el banquillo de los acusados. La infanta declara por presunta evasión fiscal y blanqueo de dinero. Hasta 400 periodistas de 90 países se han citado para seguir el minuto a minuto de este hecho histórico.

La hija del Rey acude al juzgado tres años después de que estallara el caso de corrupción que ha salpicado a la Casa Real y responderá a las preguntas del juez, de sus abogados y de la abogacía del Estado.

Tres años de investigación

Su nombre apareció en el foco de las investigaciones del caso Nóos a finales de 2011. Entonces, la Fiscalía Anticorrupción apuntó a Aizoon -mercantil de la que la Duquesa de Palma es copropietaria junto a su marido, Iñaki Urdangarín- como una de las empresas pantalla que integraban el entramado societario dirigido a desviar los fondos obtenidos por parte del Instituto Nóos a través de las Administraciones públicas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad