La información confidencial que retiene a Sarkozy

stop

El ex presidente francés podría dormir en casa si se tiene en cuenta el precedente fijado por su antiguo ministro del Interior, Claude Guéant

La entrada del Departamento de Investigación Criminal de Nanterre, donde declara Sarkozy | EFE

01 de julio de 2014 (14:41 CET)

Tráfico de influencias y violación del secreto de la investigación. Estos son los dos delitos de los que ha sido acusado el presidente francés, Nicolás Sarkozy. Es la primera ocasión en la historia de la Quinta República en que un antiguo jefe de Estado es retenido por la policía judicial y declara sobre su supuesta implicación en tejer una red de informadores para que le mantuvieran al tanto sobre la evolución de las investigaciones judiciales que atañían a su persona. En ella, colaboraban el abogado de confianza del líder conservador, Thierry Herzog, y dos magistrados del Tribunal Supremo (la Cor de cassation), Gilbert Azibert y Patrick Sassoust.

Ha transcendido a los medios del país que Sarkozy ha declinado recibir asesoramiento legal. Le interrogan a raíz de las investigaciones iniciadas por los jueces de instrucción Patricia Simon y Claire Thépaut, especialistas en casos financieros del principal estamento de Paris, el Tribunal de grande instance.

De disputa familiar a financiación ilegal de UMP

El litigio original que ha provocado la retención del ex mandatario es el caso Bettenecourt, una disputa entre la familia propietaria del imperio L'Oreal que derivó en el escándalo político-financiero. El partido de Sarkozy, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), apareció en las más de 21 horas de conversaciones que el mayordomo de Liliane Bettencourt, la mujer más rica del país, entregó a su hija única, Françoise Meyers-Bettencourt, quien quería inhabilitarla.

De allí surgió las pesquisas sobre el supuesto financiamiento ilegal que usó la formación en la campaña que llevó a la presidencia a Sarkozy en 2007. Esta causa ha abierto una brecha en la formación y se ha llevado por delante a pesos pesados, incluida la retención histórica del ex jefe del Estado.

Hasta 48 horas retenido


La declaración de Sarkozy se prolongará como mínimo 24 horas, ya que así lo establece la figura mediante la cual comparece ante el Departamento de Investigación Criminal de Nanterre, al norte de París. El régimen de garde à vue (custodia) se pude prolongar otras 24 horas más si así se considera oportuno. Con todo, los analistas franceses consideran que el ex presidente no tendrá que cumplir una pena por avanzado y pasar la noche en las dependencias policiales.

La retención del antiguo responsable del Interior del gabinete de Sarkozy, Claude Guéant, marcó un precedente que esperan ahora que se repita. El político pudo ir a su casa a pasar la noche y asearse.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad