Rajoy opta (de momento) por desgastar a Ciudadanos EFE/JM
stop

El "profesor P.", que destapó el caso del máster de Cristina Cifuentes, asegura que no hubo mano política en el escándalo

Barcelona, 08 de abril de 2018 (11:41 CET)

Una mañana a mediados de marzo, El Diario publica la primera noticia sobre el máster de Cristina Cifuentes con la que empezó a caer el castillo de naipes de la presidenta de la Comunidad de Madrid y de la misma Universidad Rey Juan Carlos (URJC). "Yo soy la persona que está detrás de todo ello”, manifestó esa tarde un profesor de periodismo a sus alumnos en esa misma institución.

Un reportaje publicado este domingo en El Mundo revela, a medias tintas, la identidad del profesor que supuestamente filtró el caso Cifuentes a la prensa, como parte de un movimiento de venganza contra la URJC. El diario lo describe como “el profesor P.” y alega que es el mismo que a comienzos de 2017 derribó al “rector plagiador” de la universidad.

Sus mensajes firmados con un emoticono de gafas y dientes han circulado entre los chats de profesores y alumnos de la URJC, cargados de datos para desacreditar el máster en Derecho Autonómico de Cifuentes. "Es lo que uso siempre para identificarme como el autor de la maldad. En la universidad ya todos saben que he sido yo”, dice el profesor P.

El "profesor P." del caso Cifuentes: "No es una operación política. He sido sólo yo"

Además de profesor y violonchelista, es militante del PSOE, pero se apresura a eliminar toda intención política de su papel de “garganta profunda” del caso Cifuentes. Su lucha, dice, es contra la corrupción que se desangra a la libre en la academia, y asegura que lo último que le interesa es que los partidos políticos utilicen su trabajo de espionaje con fines electorales.

"Ni el CNI, ni Atresmedia, ni Paco Marhuenda [también profesor de la URJC], ni Soraya Sáenz de Santamaría, ni Ignacio González han tenido nada que ver. No ha habido fuego amigo. No está Podemos ni el PSOE detrás. No es una operación política. He sido sólo yo. Cuando he dejado todo resuelto, se han sumado otros”, afirma.

¿El motivo de su “venganza”? En 2014, la URJC anuncia la “extinción del grado en Sociología”, del cual él era profesor. A su parecer, aquello "fue el castigo de la dirección de la URJC por haber apoyado al candidato perdedor al rectorado”, según recoge el diario, en referencia al aspirante a la rectoría David Ríos, derrotado por Fernando Suárez, el “rector plagiador” a quien dice haberse traído abajo hace poco más de un año.

El garganta profunda del caso Cifuentes dice que también hay socialistas corruptos en el campus

Ese fue su primer gran golpe contra la universidad. El caso Cifuentes, el segundo. Los datos los consiguió con la ayuda de un grupo de colaboradores que rastrearon todos los expedientes académicos en los sistemas de la universidad. Cuando le dijeron que Cifuentes había sacado su máster de formar fraudulenta, respondió: "Si es verdad me cargo la Comunidad”. Y pidió más pruebas.

Tras recabar los datos y observar cómo Cifuentes se retrataba como una política honesta ante la comisión de investigación de la financiación irregular del PP, el “profesor P.” puso a andar el escándalo. Dice que rápidamente se le acercaron emisarios del PP, de Podemos y del PSOE, enviados por Pedro Sánchez, algunos con intenciones de sacar rédito político de la situación y otros sólo para informarse.

A los socialistas les dijo que, si bien tiene carné del PSOE, sabe que también hay socialistas corruptos en el campus. Cuando les dijo que por esa razón estaba listo para darse de baja de la institución, el PSOE le pidió que esperase. Y así lo ha hecho.

"He demostrado que con tres pantallazos se puede hundir una Comunidad"

Pero su trabajo en el “caso Cifuentes” ha terminado, asegura. "He demostrado que con tres pantallazos se puede hundir una Comunidad. Ya he conseguido acreditar que todo es un chanchullo y que debe dimitir. Ya no tengo más material contra Cristina... Ahora toca a los partidos hacer su trabajo. Yo ya lo he dejado todo acreditado, todo resuelto”.

El profesor P. compartió su información con El Diario, pero a la orquesta se unió más tarde El Confidencial, que previo a la comparecencia de Cifuentes esta semana informó de que la presidenta madrileña había fabricado el documento que utilizó para demostrar su inocencia pocas horas después de que estallara el escándalo.

De momento se desconoce si la fuente de El Confidencial es política o es el mismo profesor. "Mi trabajo en este asunto ya ha terminado. Jaque mate”, explicó P. a sus contactos la semana anterior. Pero también dijo que su misión de destapar la corrupción de la URJC no ha terminado. Que la cierren o que cambien al rector; ese es su objetivo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad