Agentes de la policía y ambulancias rodean la entrada del centro comercial Olympia en Múnich. EFE/Matthias Balkefe

La masacre terrorista de esta semana descompone Múnich

stop

Tres atacantes asesinan a tiros a varias personas en un centro comercial. Los sospechosos escapan, aunque uno se habría suicidado al verse acorralado. El gobierno decreta la máxima alerta y confirma el atentado

Ismael García Villarejo, con información de Reuters

Agentes de la policía y ambulancias rodean la entrada del centro comercial Olympia en Múnich. EFE/Matthias Balkefe

Madrid, 23 de julio de 2016 (01:00 CET)

Todo lo que sabemos:

  • Varios muertos, entre diez y 15, por múltiples disparos
  • Al menos, diez heridos
  • Tres atacantes, según los testigos
  • Los presuntos terroristas huyeron, uno podría haberse suicidado
  • La situación sigue en progreso
  • La policía confinó en sus casas durante la noche a los muniqueses


El terrorismo golpeó el corazón de Europa por segunda vez en una semana. Múnich fue el escenario este viernes del ataque de tres pistoleros que acabaron con la vida de hasta 15 personas, según la prensa regional. Las autoridades confirmaron a regañadientes, al cierre de este artículo, diez fallecidos. La falta de discurso oficial dio protagonismo, en las primeras horas, a los periodistas locales y a los testigos. Según éstos, el atentado se produjo en el centro comercial del parque olímpico pocos minutos después de las 18:00 horas.

Los tiradores se cebaron con la clientela de un restaurante de la cadena McDonald's y luego se dieron a la fuga a través del metro. Un empleado reconoció que "sintieron muchos disparos, no podría decir cuántos, pero fueron muchos". Múnich quedó descompuesta. La red de autobuses y el suburbano de la ciudad fueron, primero, desviados para evitar la zona atacada y, después, suspendidos. La estación central se evacuó y se detuvo el tráfico ferroviario. Algunos responsables policiales apuntaron abiertamente a la pista terrorista.

La policía se desplegó como pudo en toda la ciudad y decretó una suerte de toque de queda –con el confinamiento obligatorio de los muniqueses en sus domicilios— en una muestra de desesperación ante las dificultades para dar con los sospechosos. También hicieron llamamientos insistentes para que no se subieran imágenes de los atentados a las redes sociales. La matanza de este viernes sucede ocho días después de que un presunto militante del Estado Islámico atropellara a la multitud que celebraba en Niza el día nacional de Francia. Murieron 84 personas.

La peor cara de la policía

Sin embargo, los políticos se resistían este viernes a usar la palabra 'terrorismo'… Y Alemania se acostó en vilo. El ministro de Justicia, Heiko Maas, llamaba a la calma. "No hay motivo para el pánico, pero está claro que Alemania sigue siendo un posible objetivo de los terroristas", admitía. Las fuerzas germanas de seguridad mostraron la peor cara posible en un país acostumbrado a la eficiencia. Los agentes de policía que acudieron al centro comercial Olympia estaban "muy, muy nerviosos".

Se movían en grupos de diez a 12 oficiales, apuntando con sus armas de fuego a todas direcciones, explicó un periodista de BR24, testigo de los hechos. El Ministerio del Interior contribuyó a la confusión inicial al negarse a dar una cifra oficial de heridos y fallecidos. A medida que avanzó la noche reconoció primero tres, luego seis, más tarde nueve, diez... El conteo aún dura. Múnich sigue a los sucesos en un tren en Wurzburgo. Un joven asilado de 17 años hirió con un machete a varios pasajeros. El hecho también fue reivindicado por el Estado Islámico.

Los expertos advirtieron de atentados así

Los tres ataques –Niza, Wurzburgo y Múnich— y los atentados de París y Bruselas meses atrás contribuyen a generar un clima latente de inseguridad en el corazón de Europa. Precisamente, los especialistas en terrorismo habían avisado de la posibilidad de atentados en "objetivos blandos" poco vigilados como centros comerciales, escuelas u hospitales. El centro comercial Olympia posee más de 150 tiendas. Los viernes por la tarde suele registrar el mayor número de visitas de la semana. Y ahí decidieron actuar los tres pistoleros.

Uno de ellos podría haberse suicidado al verse acorralado, aunque el gobierno de Baviera relativiza las conexiones con el islamismo radical. El festival musical Tollwood, que se iba ha celebrar en Múnich este fin de semana, se ha cancelado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad