Pedro Sánchez, este lunes, en la 25 Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP)

La negociación de PSOE y ERC encalla por la situación de Junqueras

stop

Sánchez asume que Esquerra no entregará sus votos hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea no dicte sentencia sobre su inmunidad el 19-D

Marcos Pardeiro

Economía Digital

Pedro Sánchez, este lunes, en la 25 Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP)

03 de diciembre de 2019 (04:55 CET)

El problema entre PSOE y ERC, decididos ambos a cerrar un acuerdo de investidura, no es que sus negociaciones vayan mal. El problema es que no van a la velocidad que Pedro Sánchez quiere. Y el porqué hay que buscarlo en la situación de Oriol Junqueras, que ha dado la instrucción a sus negociadores de no precipitar el desenlace de las conversaciones hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dicte sentencia sobre su inmunidad. Será el próximo 19 de diciembre.

Junqueras confía en poder anotarse entonces una victoria política y en trasladarla a la negociación con el PSOE porque está convencido de que el tribunal europeo seguirá el razonamiento del abogado general de la UE, el polaco Maciej Szpunar, que concluyó hace un mes que Junqueras debió ser reconocido como eurodiputado. Según el abogado de la UE, la condición de eurodiputado no puede depender de formalidades como el acatamiento de la Constitución, sino que basta con la voluntad de los electores.

Así que la misión de los negociadores de ERC es ahora cocinar un acuerdo con el PSOE a fuego lento e introducir en el guiso el ingrediente de Junqueras cuando el agua alcance la ebullición. No porque la sentencia del TJUE vaya a cambiar la situación personal de Junqueras, pero sí porque puede beneficiar a ERC en la negociación con el PSOE.

Entretanto, ERC se limita a ajustarse el delantal. El pasado jueves, ERC se felicitó porque el PSOE reconoció por escrito la existencia de "un conflicto político" y la necesidad de un "entendimiento institucional". Poco después, enfriaron las expectativas de un acuerdo en breve sin entrar en detalles.

Y en esta misma dinámica siguen los dirigentes de ERC: por una parte, alimentan la expectativa de un acuerdo con el PSOE y, por otra parte, advierten de que "el conflicto" es de una enorme envergadura y que, por tanto, se necesita tiempo.

Junqueras en la cárcel

A la vista de que ERC ha optado por una negociación a fuego lento, Sánchez ha optado por moverse en la cocina. Por abrir todos los armarios y la nevera para demostrar su iniciativa. Sánchez colocó este lunes otro puchero en los fogones al emplazar a PP y a Ciudadanos a involucrarse en su investidura. Pero la escena sólo sirvió para resumir que su guiso no culmina.

¿Cuándo calcula el líder del PSOE que podría ser su investidura en el Congreso? "El 12 de diciembre, el 20 de diciembre, el 8 de enero. No lo sé", dijo este lunes en un ataque de sinceridad. Admitió así que su calendario, el de conseguir la presidencia antes de Navidad, está en claro peligro.

No sabe el líder del PSOE el precio al que conseguirá cerrar la negociación con ERC, porque los republicanos lo están tomando con cierta parsimonia. Se conoce que una de las peticiones de Esquerra consiste en abordar una amnistía para Junqueras y para el resto de dirigentes encarcelados. Son palabras mayores para el PSOE, que, en todo caso, no quiere ni mencionar el tema hasta que su gobierno de coalición no se ponga en marcha.

Bastante tiene con aceptar una mesa de negociación con ERC para el "conflicto político", puesto que el PSOE no quiere que vaya más allá de la comisión bilateral Generalitat-Estado, reconocida en el Estatut, mientras que los independentistas quieren que sea un órgano específico.

La apuesta de Sánchez

Los negociadores del PSOE se verán hoy, martes, las caras con ERC a las 17.00 horas de la tarde en la que será su segunda reunión para encarrilar el acuerdo. Intentará el PSOE que sus imágenes con Esquerra no den la vuelta por todos los medios informativos sin contraplano alguno y, por eso, ya ha anunciado Sánchez su disposición a verse con la líder in péctore de Ciudadanos, Inés Arrimadas. No busca nada que no sea una imagen con ella.

Porque, en realidad, la apuesta del PSOE ya está hecha. Las cuentas para la investidura deben salir con Podemos, con PNV, con el Partido Regionalista de Cantabria, con Teruel Existe, con Coalición Canaria. Y con ERC. Con todos, salvo con ERC, el trato está prácticamente cerrado.

Así que no le pregunten a Sánchez porque no lo sabe. "El 12 de diciembre, el 20 de diciembre, el 8 de enero. No lo sé".

 

 

Hemeroteca

PSOE ERC Pedro Sánchez
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad