Colau, Domènech y Alamany, en la rueda de prensa de valoración de los resultados electorales del 21-D en Cataluña. EFE/Alejandro García
stop

Elisenda Alamany, líder del ala soberanista de Catalunya en Comú, revela que participó en la Diada que Colau había tachado de "acto para independentistas"

Economía Digital

Colau, Domènech y Alamany, en la rueda de prensa de valoración de los resultados electorales del 21-D en Cataluña. EFE/Alejandro García

Barcelona, 12 de septiembre de 2018 (13:35 CET)

La postura respecto del proceso independentista sigue dividiendo a Catalunya en Comú. La última prueba está en la movilización de la Diada. Así, mientras la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se desmarcaba y días antes dejaba claro que no participaría en el acto organizado por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) por considerar que solo apelaba a los independentistas y reivindicaba la vía unilateral, la portavoz de El Comú Podem en el Parlament, Elisenda Alamany, ha revelado este miércoles que ella sí asistió a la concentración en la Diagonal.

Alamany, representante del sector más abiertamente simpatizante con las tesis soberanistas, ha explicado que, pese a no estar en el tramo 0 -es decir, en la cabecera de la protesta, la reservada a invitados y autoridades- sí que acudió por su cuenta.

La portavoz parlamentaria de los comunes ha alegado que decidió participar no por el planteamiento independentista de la convocatoria, sino para "denunciar una situación injusta, con políticos en prisión y artisttas y activistas que han sido censurados y se han tenido que marchar del país". Alamany se sumaba así al llamamiento del soberanismo dirigido a sectores no independentistas en los que busca la complicidad respecto del eje "antirepresivo" de su discurso. Colau también lució este martes un lazo amarillo y reclamó la libertad de los presos, pero se desentendió del acto de la ANC.

 "Continuamos pensando que la convocatoria podría haber sido más inclusiva", ha dicho

Alamany, sin embargo, no ha querido ir más lejos ni rebatir los planteamientos de Colau. "Continuamos pensando que la convocatoria podría haber sido más inclusiva, y hay algunas reivindicaciones que se alejan de la centralidad del soberanismo", ha dicho, entrevistada en Catalunya Ràdio. "Para encarar el futuro es clave que empecemos a compartir qué es lo que se ha hecho mal", algo que, según la portavoz de los comunes, ni Junts per Catalunya (JpC) ni ERC han hecho todavía.

El relevo pendiente de Domènech

Los comunes tienen pendiente decidir el relevo del que fue su mjefe de filas hasta su renuncia de la semana pasada, Xavier Domènech, un relevo que tiene tres patas, porque Domènech era el líder de Podem, de Catalunya en Comú (CatComú) y también del grupo parlamentario que integran ambas formaciones. CatComú tiene previsto decidirlo el próximo lunes 17 de septiembre, Podem celebrará unas primarias a fin de mes y el grupo ha de señalar a su nuevo presidente en los próximos días.

Colau, que apuesta por Jéssica Albiach al frente en el Parlament, también se ha decantado por no volver a acumular cargos en una sola persona. La alcaldesa, el mayor peso pesado que tiene la confluencia, y más tras la marcha de Domènech, se decanta por la opción más federalista, mientras Alamany lleva la voz cantante entre el sector más afín al soberanismo.

Los dos espacios no han dejado de chocar en los últimos meses, y no faltan voces que vinculan esa batalla interna, y la imposibilidad de conjugar las dos sensibilidades en el seno de la formación, a la renuncia de Domènech.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad